La divisa mexicana se depreció 0.88%, según el precio final del banco central, siguiendo la tendencia de los mercados globales que fueron contagiados por los crecientes temores sobre el impacto de la crisis de deuda de la zona euro en la economía mundial.

A su nivel referencial a 48 horas, el peso se depreció 11.10 centavos, a 12.6805/12.6855 por dólar.

En la jornada, la moneda osciló entre 12.5830 y 12.8148 unidades por dólar.

"Es básicamente Europa (...) hay aversión al riesgo. Los que hacen dinero con el 'carry trade' están cerrando posiciones por el miedo y hay muy poca inversión fundamental", dijo Erick Urtuzuástegui, analista de la consultora Prognosis.

La volatilidad por el carry-trade -cuando los inversionistas se endeudan en una moneda de bajo costo para invertir en activos de mayor rendimiento- llevó al peso mexicano a perder hasta 1.75 por ciento más temprano el lunes.

En su valor 24 horas, el peso perdió 11.40 centavos, a 12.6785/12.6805 por dólar, mientras que en su valor mismo día cerró, previamente, con una baja de 9.43 centavos, a 12.6967/12.6987 pesos por dólar.

En ventanillas de bancos y casas de cambio, el peso operó en 12.35 para la compra y 12.85 por dólar para la venta.

Los inversores movían los flujos atentos a Europa, en donde el plan de rescate para evitar una crisis de deuda en la zona euro fue opacado por los temores de que las duras medidas de austeridad lanzadas por varios países europeos conduzcan a un crecimiento económico menor en el viejo continente.

La atención en Europa era mayor a la que usualmente tiene el mercado local en los datos de Estados Unidos, el principal socio comercial mexicano.

"Los datos en Estados Unidos están en segundo plano por las noticias en Europa", indicó un operador.

"El euro sigue muy presionado, esto va a continuar en la medida en que las condiciones se deterioren allá. Pensamos que los mercados se mantendrán presionados", indicó otro intermediario.

El euro cayó a un mínimo de cuatro años el lunes en los mercados asiáticos.

El ministro de Finanzas belga, Didier Reynders, reconoció el lunes que el euro se estaba viendo afectado por la situación presupuestaria de los países del Sur de Europa.