La moneda mexicana terminó la última jornada de la semana pasada con una apreciación de 1.05% frente al dólar, recuperando parte de la depreciación generalizada que ocasionó el inicio de los ataques militares de Rusia en Ucrania. De hecho, los especuladores mantienen la esperanzas con 16,800 contratos a favor del peso.

Por cuarta jornada consecutiva, las posiciones netas especulativas a favor del peso en el Chicago Mercantile Exchange (CME) se ubicaron en terreno positivo, con 16,800 contratos, cada uno de 500,000 pesos, apostando por una apreciación del peso.

El tipo de cambio se ubicó en 20.3769 pesos por dólar el viernes, una apreciación de 1.05% o 21.54 centavos, luego de que el jueves escalara a 20.5923 unidades y se depreciara 1.62% o 32.77 centavos. Terminó la semana con una caída de 0.42%, rompiendo tres semanas de apreciación.

Gabriela Siller, directora de Análisis Económico en Banco Base, explicó que “la depreciación semanal del peso se debió en su totalidad al comienzo de la invasión de Rusia a Ucrania la madrugada del jueves, lo que ocasionó una pérdida del peso en la sesión de hasta 20.7854 pesos por dólar”.

La analista agregó que “durante esa sesión, se observó un incremento de la aversión al riesgo en los mercados financieros globales”.

Jorge Gordillo, director de Análisis Económico en CIBanco, dijo que hubo tres factores que disminuyeron las presiones sobre el peso y en general en el mercado financiero.

“Primero: las sanciones económicas de Estados Unidos y sus aliados de la Unión Europea han sido tibias, pese a que han sido calificadas como 'masivas' por los líderes europeos. Segundo: empieza a converger la idea de que la Fed será más cauta a la hora de subir tasas de interés, por la incertidumbre. Tercero: el gobierno ruso ha ofrecido negociar con Ucrania si "depone las armas", es decir, si se rinde, cuando sus tropas han entrado ya en Kiev, en el segundo día de la invasión”, detalló Gordillo.

ariel.mendez@eleconomista.mx