El peso mexicano cerró con ganancias frente al dólar la primera jornada de octubre. El tipo de cambio concluyó las operaciones con un registro de 21.9040 unidades por billete verde contra sus 22.1050 unidades ayer, con datos del Banco de México (Banxico).

El movimiento en la paridad significó para la divisa local una apreciación de 20.10 centavos, que son equivalentes a una variación de 0.91 por ciento. El cruce de divisas se movió entre un máximo de 22.1135 unidades y un registro mínimo de 21.7942 unidades.

 

Las expectativas de aprobación para el paquete de estímulos fiscales mejoraron en Estados Unidos y esto provocó un mayor apetito por activos de riesgo que debilitó al dólar. Al tocar la zona técnica relevante de 21.8000 unidades, el peso recortó sus ganancias.

"Alrededor de 21.8300 unidades se encuentran medias móviles exponenciales de 200 y 55 días en este par de divisas. El nivel de 22.4200 unidades se mantiene como la resistencia más relevante", explicó Alexander Londoño, analista de la firma ActivTrades.

El peso no lograba romper el piso de 22 unidades desde el martes 22 de septiembre. En esa jornada el tipo de cambio cerró en 21.702 unidades por dólar. Su peor registro de cierre en el corto pero volátil periodo fue de 22.5120 unidades por dólar el lunes pasado.

Datos positivos en EU

En las cifras económicas, el peso se movió apoyado por datos positivos de consumo y de empleo en Estados Unidos. El mercado cambiario reaccionó ante señales de recuperación económica, a pesar la cautela que continúan por altas cifras de coronavirus.

Las nuevas solicitudes de apoyo por desempleo en Estados Unidos registradas durante la semana pasada fueron 837,000, menos que 873,000 del dato previo. Además, el gasto del consumidor en agosto subió 1%, por encima de 0.8% estimado por analistas. 

Estos datos generaron un retroceso del Índice Dólar (DXY), que compara al billete verde con seis divisas fuertes y que retrocedía al cierre del peso -0.19% al nivel de 93.71 unidades.

jose.rivera@eleconomista.mx