El peso mexicano cerró la segunda jornada de marzo con una ganancia marginal contra el dólar. El tipo de cambio terminó las operaciones en 20.6120 unidades contra un registro de 20.6240 pesos ayer, con datos del Banco de México (Banxico).

El movimiento en la paridad significó para la moneda local una ganancia de 1.20 centavos, equivalentes a una variación de 0.06 por ciento. El cruce se movió en un rango con máximo de 20.7890 unidades y mínimo de 20.5694 unidades por dólar.

 

Esta ligera apreciación del peso se registró en una jornada volátil, que comenzó en terreno negativo tras un día de fuertes ganancias debido a la estabilización del mercado de deuda. La operación del propio billete verde definió la sesión.

Al cierre del Banxico, el Índice Dólar (DXY), que compara a esa divisa contra una canasta integrada por seis monedas de referencia, retrocedía -0.32% a un nivel de 90.75 unidades. Temprano, el índice perfilaba su cuarto día de ganancias.

Ayer el peso registró un fuerte avance debido a la estabilidad del mercado de deuda, que antes presionó al alza la paridad debido a las alzas en las tasas de rendimiento por temor a un posible repunte de la inflación en Estados Unidos.

"Se mantiene el riesgo de que el tipo de cambio se ubique sobre 21 pesos por dólar en el corto plazo, debido a que continúa la tendencia al alza de las tasas de rendimiento de los bonos del Tesoro", explicó en un reporte Banco Base.

Por otra parte, a pesar de que la presión cambiaria en días recientes se atribuye a factores externos, existen factores internos con potencial para elevar la volatilidad. El proyecto del gobierno para el sector eléctrico encabeza esa lista.

"Las comisiones del Senado aprobaron vía fast track la minuta de la reforma eléctrica sin hacer ninguna modificación. La reforma se discutirá en el Pleno del Senado y podría ser aprobada tan pronto como hoy", añadió Banco Base.

jose.rivera@eleconomista.mx