Es posible que la apreciación semanal del peso refleje la expectativa de que el Banco de México (Banxico) realizará un alza de 25 puntos base a su tasa de referencia para llevarla a 7% en la reunión del 22 de junio, en respuesta al incremento equivalente que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) hizo esta semana.

Esta expectativa está fundamentada en la enérgica política monetaria del Banxico, quien implementó un programa de coberturas cambiarias en febrero de este año y acumula 375 puntos base en alzas a su tasa de referencia desde diciembre del 2015. Así, el tipo de cambio podría bajar a $17.50 pesos por dólar o aún más.

Las tasas de los bonos M del gobierno mexicano en los plazos medio (cinco a 10 años) y largo (10 a 30 años) de la curva de rendimientos mostraron una importante baja de alrededor de 20 puntos base en la semana.

La tasa de rendimiento del Bono M a 10 años se ubicó en 6.86%, 24 puntos base por debajo de la semana anterior y 88 puntos base por debajo de la tasa más alta observada en el año.

Esta reducción en las tasas, junto con el comportamiento del tipo de cambio, que se ubica por debajo de 18 pesos por dólar, sugiere un mayor interés por México en los mercados internacionales de capitales.

El 14 de junio la Fed tomó la decisión de aumentar el rango de su tasa de referencia 25 puntos base para llevarlo a 1.00–1.25%, como era ampliamente esperado.

El Comité de Mercado Abierto pareció no darle mayor importancia a la reciente moderación en la inflación -que se ubicó por debajo del objetivo de 2% en los últimos reportes- y a los decepcionantes datos de crecimiento económico y de generación de empleo, ya que no indicó que hará cambios al curso de normalización de su política monetaria esperado para este año.

Tanto el comunicado como la conferencia de la presidenta Janet Yellen sugieren que el comité mantendrá su curso debido a que esperan que la situación económica mejore en lo que queda del año.

Es probable que la Fed inicie con la reducción de activos en su balance general en septiembre y realice su próxima alza de 25 puntos en diciembre de este año.

Los bancos centrales de Inglaterra y Japón también tuvieron anuncios de política monetaria. Sin embargo, no realizaron cambios a sus medidas expansivas y parecen estar alejados de iniciar su propia normalización.

El 15 de junio el Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra anunció que mantendría su tasa de referencia en 0.25% y sus programas de compra de bonos gubernamentales y corporativos en 435,000 y 10,000 millones de libras esterlinas, respectivamente.

Aunque la votación en pro de mantener las compras de activos fue unánime, tres de los ocho miembros del comité votaron en favor de incrementar la tasa de referencia en 25 puntos base, posiblemente debido a que la inflación lleva cuatro meses consecutivos por arriba del objetivo de 2 por ciento.

El Banco de Japón anunció que mantendría sus tasas de corto y largo plazo en -0.10 y 0.00%, respectivamente. El gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, declaró que han observado mejoras en el desempeño de la economía, sin embargo, tomará más tiempo alcanzar el objetivo de inflación de 2%, por lo que se encuentran lejos de iniciar la normalización de su política monetaria.

En este contexto, los mercados accionarios tuvieron una semana mixta. En Estados Unidos los índices S&P y Dow Jones tuvieron ligeras ganancias, mientras el NASDAQ presentó una caída de 0.88%, impulsada por pérdidas de emisoras de tecnología.

En México el Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores cerró las operaciones del viernes 16 de junio en 49,221 puntos, lo que implica un incremento semanal de 0.33% y lleva a 8.68% su rendimiento en lo que va del 2017.

* Debt Senior Analyst & Portfolio Manager.

Pichardo Asset Mangment.

Asesores Independientes de Portafolios de Inversión.