Eduardo Huerta

eduardo.huerta@eleconomista.mx

Como parte de su programa de emisión de certificados bursátiles de hasta 300,000 millones de pesos para el 2014, Petróleos Mexicanos (Pemex) emitió ayer un bono por 12,500 millones de pesos.

En total, la emisión tuvo una demanda de 30,000 millones de pesos, esto es dos veces el monto emitido.

Los papeles, colocados entre inversionistas nacionales e internacionales, se dividieron en tres tramos: cinco, 10 y 12 años.

Mario Beauregard Álvarez, director corporativo de Finanzas de Pemex, destacó en entrevista, que la emisión del bono por 4,000 millones de dólares, la semana pasada, y el tramo colocado este jueves, tuvieron condiciones favorables, que se lograron por la reforma energética aprobada por el Congreso de la Unión.

Las condiciones de las dos últimas emisiones tienen una mejoría dramática, se presentaron demandas de nuevas cuentas, que no habíamos visto en el mercado local, la colocación fue en pesos y los inversionistas tomaron el riesgo en pesos , comentó.

La emisión de Pemex obtuvo calificación AAA por las calificadoras de riesgo Standard & Poor’s y Fitch Ratings.

Los agentes colocadores fueron Actinver, Banamex, Banorte-Ixe, HSBC, Bank of America, BBVA-Bancomer, Morgan Stanley, Santander y Scotiabank.

Rodolfo Campos Villegas, subdirector de Tesorería de Pemex, destacó que 30% del capital se colocó entre inversionistas extranjeros y 70% fue tomado por inversionistas locales.

Los funcionarios detallaron que los recursos no están etiquetados para un propósito específico, que ingresan a la caja y se destinarán al pago de deuda, otra parte a proyectos de inversión y el resto a la operación de la empresa.

APROVECHAN OPORTUNIDADES

Campos Villegas, reconoció que la Reserva Federal de Estados Unidos retirará la liquidez del mercado y las tasas de interés se incrementarán, por lo que la emisión temprana, por los 4,000 millones de dólares que se realizó la semana pasada, representó una oportunidad de mercado.

Al referirse a la emisión en pesos, reconoció que la capacidad de absorción del mercado local es más limitada, ya que difícilmente otro emisor que no sea el gobierno federal puede colocar 12,500 millones de pesos en un día, de un programa de cuando menos 50,000 millones de pesos que se tiene previsto colocar el presente año.

Standard & Poor’s, en su reporte, destacó que la emisión se encuentra bajo el amparo del programa de certificados bursátiles de corto y largo plazo, por un monto de hasta 300,000 millones de pesos, y los recursos se destinarán para el programa de inversión de Pemex y el refinanciamiento de pasivos.

Al emitir su calificación, Fitch Ratings destacó el vínculo que tiene Pemex con el gobierno federal y su importancia fiscal.

Para otorgar la calificación, consideró la sólida utilidad de la petrolera antes de impuestos y las importantes reservas de hidrocarburos que tiene.

eduardo.huerta@eleconomista.mx