Los precios del oro subieron el miércoles, ya que la perspectiva de una mayor ayuda fiscal empujó al dólar a su nivel más bajo en más de dos años, aunque la vacunación a nivel global para combatir el COVID-19 y el aumento del apetito por el riesgo limitaron las ganancias del lingote.

El oro al contado subía un 0.7% a 1,890.61 dólares la onza, mientras que los futuros del oro en Estados Unidos ganaron un 0.6% a 1,893.40 dólares la onza.

El índice dólar tocó un mínimo de más de dos años, ya que los inversores hicieron caso omiso a la decisión del líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, de aplazar la votación del aumento a 2,000 dólares de los cheques de alivio por el coronavirus.

Las acciones en Estados Unidos subían, lideradas por las de energía y materias primas, ya que los inversores apostaban a una fuerte recuperación económica en 2021 gracias a los despliegues de las vacunas para el COVID-19.

El oro es considerado como una cobertura frente a la inflación y la depreciación cambiaria que es probable que resulte de las grandes medidas de estímulo.

En otros metales preciosos, la plata ganó un 1.1% a 26.46 dólares la onza; el platino mejoró un 1.5% a 1,065.26 dólares; y el paladio subió un 1.9% a 2,371.25 dólares.