El oro operó con pocos cambios el martes tras un reporte que mostró que los precios al consumidor en Estados Unidos tuvieron su mayor alza en más en 13 años el mes pasado, con un dólar más firme que contrarrestó apuestas de que era poco probable que la Reserva Federal responda con un ajuste monetario inmediato.

El oro al contado operó estable en 1,806.64 dólares por onza. Los futuros del oro en Estados Unidos cerraron con un alza de 0.2% a 1,809.90 dólares.

El índice de precios al consumidor (IPC) de Estados Unidos aumentó 0.9% en junio el pronóstico de un alza de 0.5 por ciento.

Pero analistas dijeron que era improbable que los datos llevaran a una rápida respuesta de endurecimiento de la política monetaria por parte de la Fed, lo que brindó cierto apoyo al metal precioso.

La atención pasará ahora al testimonio del presidente de la Fed ante el Congreso el miércoles y jueves para conocer su respuesta al reporte de la inflación y las posibles medidas de retiro de los estímulos.

Aunque el oro se considera una protección contra la inflación, un aumento de las tasas de la Fed atenuaría su atractivo, ya que aumenta el costo de oportunidad de mantener el metal, que no rinde intereses.

En otros metales preciosos, la plata cedió 0.8% para venderse en 25.97 dólares la onza, mientras que el paladio bajó para cotizar en 1% a 2,828.93 dólares.

El platino, por su parte, perdió 1.1% a 1,105.77 dólares.