El oro cayó el viernes más de 1%, luego de que los datos de las nóminas de empleo de Estados Unidos en noviembre superaron las estimaciones, lo que generó expectativas de que la Reserva Federal suba sus tasas de interés antes de lo previsto y fortaleció al dólar.

Eso hizo subir al dólar, que alcanzó máximos de varios años y llevó a los operadores a apostar a que la Fed subiría las tasas de interés en el 2015 antes de lo que se había pensado previamente.

El oro al contado perdió 1.2%, a 1,190.90 dólares la onza.

Los futuros del oro en Estados Unidos para entrega en diciembre cedieron 17.30 dólares, o 1.40%, a 1,190.40 dólares la onza. Luego de la divulgación de los datos, el oro tocó un mínimo de 1,186.10 dólares, una baja de 1.60 por ciento. Algunos operadores expresaron que les sorprendió que no cayera más.

En la semana, sin embargo, el oro al contado subió cerca de 2%, después de que coberturas en corto plazo impulsaron los precios 4% el lunes, su mayor avance en diario en más de un año.

Los operadores opinaron que esto podría atraer algunas compras de corto plazo la próxima semana, mientras otros sugieren que el mercado se está estabilizando en torno a los niveles actuales.

Las mayores tasas de interés aumentan el costo de oportunidad de tener el metal precioso, que no da rentabilidad, e impulsan al dólar, moneda en la que cotiza el lingote.

En los mercados físicos, las compras chinas permanecían estables el viernes, con primas sin cambios en entre 1 y 2 dólares.

En otros metales preciosos, la plata bajó 0.90%, a 16.26 dólares la onza.

El platino al contado subió 0.9%, a 1,218.42 dólares la onza, mientras que el paladio al contado avanzó 0.7%, a 799.91 dólares la onza.