La constitución de la Bolsa Institucional de Valores (Biva) sigue su marcha.

En este momento, los directivos iniciaron reuniones con un selecto grupo de inversionistas para levantar los 20 millones de dólares que se requieren para empezar a operar.

Fernando Pérez Saldívar, director de operaciones de Central de Corretaje (Cencor) y director del proyecto de la Biva, mencionó que en diciembre se llevó a cabo el diseño de la presentación preliminar que se hará a los posibles socios, los que en su mayoría serán fondos de capital.

Reconoció que hace unos meses, se inició con un road show en el que visitaron a casi todas las casas de Bolsa.

Se habló con directivos de la Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles (AMIB) y con la Asociación de Bancos de México (ABM). Incluso, dijo, hay entre cinco y ocho casas de Bolsa que nos pidieron que la fase de pruebas se realice con ellas, por lo que la respuesta fue positiva .

Al preguntarle si hay algún socio relevante detrás de la Biva, Pérez Saldívar contestó: No, somos prácticamente los mismos accionistas de Cencor, y con los 20 millones de dólares que se levantarán nos sentimos muy cómodos con las previsiones financieras .

Fernando Pérez Saldívar comentó que hay una buena recepción por parte del mercado para la creación de la nueva Bolsa.

Insistió en que se prevé que a fines del primer trimestre del año la Secretaría de Hacienda y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) darán el visto bueno y otorgarán la licencia de concesión.

A partir de ahí, iniciará un trabajo importante para adaptar los procesos, a fin de que empiece a funcionar antes de que concluya este año , dijo.

Etapa de pruebas

El directivo destacó que en los siguientes meses se realizará una serie de pruebas para verificar la funcionalidad de los sistemas y, en paralelo, se reclutará al personal de las áreas más relevantes.

Recordó que en noviembre del año pasado Cencor y el Nasdaq firmaron un acuerdo que permitirá a la nueva Bolsa instrumentar la tecnología de operación X-Stream de Nasdaq.

Insistió en que los beneficios de una nueva Bolsa de valores incluyen: innovación tecnológica, continuidad en la operación del mercado, mayor liquidez, reducción de costos de transacción, alternativas de ejecución y atracción de nuevos emisores e inversionistas.

Confió en que desde el primer día de operación de la Biva, todos los valores se podrán operar en cualquiera de las dos bolsas. Las emisoras actuales y las nuevas podrán escoger en qué mercado tendrán su listado principal.

En este momento, dijo, estamos corriendo en muchas pistas al mismo tiempo para que la Biva inicie operaciones en octubre del 2016.

La nueva Bolsa será la segunda en operar en el país y tendrá como sector objetivo a las empresas grandes y medianas. Creemos que cerca de 6,000 empresas podrían ser candidatas para participar en cualquiera de los dos mercados , afirmó.

[email protected]