La aerolínea eleva a cerca de 30% sus caídas en el último mes y medio al avanzar una ampliación y mayores pérdidas de lo esperado.

La evolución en Bolsa de Norwegian Air Shuttle está salpicada de continuas turbulencias en el último año.  La compañía sufrió dos desplomes especialmente bruscos en el 2017, en julio y noviembre.

El comienzo del 2018 propició un espectacular rally alcista. Pero sus efectos se han diluido por completo a raíz del nuevo desplome, sufrido desde el arranque de febrero.

Desde el 2 de febrero sus acciones han caído cerca de 30 por ciento.

Las caídas alcanzan este nivel con el revés que registró en la Bolsa de Oslo la aerolínea noruega de bajo costo.

La compañía ha salido al paso de los temores que genera su situación financiera con el anuncio de una ampliación de capital, por 1,300 millones de coronas noruegas ( 136 millones de euros).

La ampliación se realizará a un precio de 155 coronas noruegas, lo que supone casi 10% de descuento respecto al cierre de la sesión del martes.

pérdidas trimestrales

El anuncio de la ampliación ha coincidido con el avance de unas pérdidas superiores a lo esperado en el primer trimestre del año.

La aerolínea adelanta unas pérdidas antes de impuestos de 2,600 millones de coronas noruegas, unos 273 millones de euros.

Los analistas preveían unas pérdidas operativas próximas a 2,000 millones de coronas.