Luego del crecimiento exponencial los últimos dos años en Bolsa, durante la pandemia del Covid-19, Netflix ahora pierde “rating” en NASDAQ. Sus acciones han caído 66.82% este año pero desde el máximo alcanzado en noviembre del año pasado, han perdido casi tres cuartas partes de su valor.

La empresa de contenidos en línea, que fuera el rey del negocio, hoy trata de reenfocar su estrategia para  mantenerse atractivo, mientras busca nuevas estrategias para detener la caída en el número de suscriptores y atraer a nuevos, mientras se ha relajado el confinamiento social en el mundo.

El rumbo que ha decidido tomar la plataforma parece no convencer a los inversionistas, quienes le han impuesto un riguroso castigo a sus acciones en Bolsa, pues  han pasado de 691.69 dólares (su máximo reportado el 17 de noviembre de 2021) a 199.87 dólares.

La decepción del mercado se dio luego de que anunció que el número de suscriptores se reducirían este año. De hecho, en los primeros tres meses ya registró una pérdida de 200,000 suscriptores cuando estimaba sumar 2.5 millones. Mientras sus ingresos aumentaron 10%, a 7,870 millones de dólares, frente a igual lapso del 2021.

Además, anticipó presiones en su margen operativo, estimando niveles de 19 y 20% para todo el año frente al  21% con el que terminó el 2021.

Netflix, que cuenta con 221.6 millones de suscriptores, reconoce que “la competencia se ha intensificado en los últimos dos años, a medida que las compañías de entretenimiento en el mundo desarrollan su propia oferta”.

Entre sus competidores están Amazon.com (-25.47% en NASDAQ este año); Walt Disney (-26.68% en el NYSE) y Warner Bros Discovery (-18.14%).

Mucha oferta

“Netflix ganó suscriptores de manera constante durante la última década a medida que producía más contenido original y se expandía al extranjero. Su algoritmo de inteligencia artificial para analizar los hábitos de visualización también le permitió producir nuevos programas y películas sin depender en gran medida de IP y franquicias establecidas”, dijo John Mackey, director ejecutivo de Whole Foods Market.

Agregó que en los últimos años, competidores bien financiados como Disney, Amazon y Warner Bros. Discovery saturaron y fragmentaron el mercado. Además, “el sólido crecimiento de Netflix durante la pandemia enmascaró esas amenazas competitivas a medida que más personas se quedaron en casa, pero el crecimiento de suscriptores e ingresos se desaceleró cuando terminó el confinamiento”.

En el corto plazo, el plan de Netflix es cobrar una cuota adicional por cuentas compartidas entre diferentes hogares, iniciando en Perú, Chile y Costa Rica.

Para no perder la señal y seguir a tambor batiente con su programación, la firma que dirige Reed Hastings busca extenderse y fortalecerse con otras líneas del negocio del entretenimiento.

Una de sus apuestas está en el lucrativo negocio de los videojuegos, que según Fortune Business Insights el tamaño del mercado mundial se ubicó en 203,120 millones de dólares en 2020 y se espera que alcance los 545,980 millones de dólares para el 2028.

judith.santiago@eleconomista.mx