El petróleo mexicano de exportación subió 2.02 dólares respecto a la víspera, para ofertarse en 56.72 dólares por tonel, informó Petróleos Mexicanos (Pemex).

Para Banco Base, el optimismo en los mercados financieros globales favoreció una vez más al precio del petróleo, llevándolo a cotizar durante la mayor parte de la jornada con amplias ganancias, incluso en niveles no vistos desde julio.

Lo anterior, derivado de cuatro factores: una mejor expectativa económica de Estados Unidos, tras darse a conocer que durante el mes de agosto los empleos se incrementaron, mientras que la actividad industrial mostró signos de mejoras en julio ante un aumento en las órdenes de fábrica y de bienes duraderos.

También influyó la posibilidad de que las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China se reduzcan, luego de que se anunció que a inicios de octubre se llevarán a cabo conversaciones comerciales entre funcionarios de alto nivel, con el objetivo de alcanzar un acuerdo comercial.

El tercer factor fue la imposición de mayores sanciones de Estados Unidos a Irán; entre ellas, castigar a la red de transporte marítimo de la República Islámica, con el objetivo de bloquear el flujo de petróleo. 

Finalmente, la publicación del reporte semanal de la Administración de Información Energética (EIA, por sus siglas en inglés), el cual mostró que durante la semana previa los inventarios de crudo estadounidense se contrajeron en 4.77 millones de barriles, superando la expectativa del mercado, de 2.68 millones de barriles.

No obstante, hacia el cierre de la sesión, las ganancias del precio del petróleo fueron revertidas, pues continúan las preocupaciones en torno a una disminución de la demanda mundial, sobre todo porque aún hay señales de que la economía global se está desacelerando.

El crudo Brent, el referencial mundial, cerró en 60.95 dólares por barril, una subida de 25 centavos, mientras que el crudo West Texas Intermediate (WTI) ganó 4 centavos para terminar la sesión en 56.30 dólares.