Este viernes continuarán las negociaciones entre los países productores de petróleo miembros y no alineados de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para llegar al escenario ideal con el cual el precio del barril rebasaría los 40 dólares por lo que resta del año: un recorte de 23% en la producción global, es decir, 10.233 millones de barriles por día menos en los mercados, de los cuales México aportaría una reducción de 400,000 barriles diarios a su comercialización.

Según fuentes extraoficiales, en la reunión realizada este jueves en la sede de la OPEP, en Viena, Austria, los líderes pidieron a México aportar esta reducción de 400,000, que equivale a 23% de la extracción de febrero en el país, pero con una línea base de 1.9 millones de barriles, cuando la extracción del año pasado fue de poco más de 1.6 millones por día y apenas en febrero llegó a 1.721 millones diarios.

Además no tomaron en cuenta los antecedentes de los principios de las negociaciones que México ha tenido con la OPEP desde los 90, lo que constituye un gran error, porque hasta el presidente estadounidense Donald Trump está a favor del acuerdo.

Por esta discrepancia, la representación mexicana provocó lo que posteriormente fue considerado como un desastre para la negociación: tras 7 horas de reunión y habiendo acaparado la discusión por cinco horas, México se levantó de la mesa, evitando que se cerrara el acuerdo.

Recortes propuestos por los países en la negociación petrolera para estabilizar los precios

recortes en la producción de petróleo
Fuente: OPEC, EIA, Platts.

Dicho acuerdo, liderado por Arabia Saudita y Rusia, que por sus altos niveles de producción y reservas de hidrocarburos lideran el grupo de la OPEP y los no alineados, respectivamente, sumará a los miembros del G20 y a la OCDE para sacar del mercado 10 millones de barriles por día.

“México hizo un papelón”, expresaron de forma extra oficial, “de no rectificar, el costo para el país va a ser alto”.

Tras varias horas de silencio incluso alrededor de su participación virtual en la reunión, la titular de Energía publicó finalmente en Twitter que el país reducirá 100,000 barriles por día a su producción para estabilizar los precios internacionales, para formar parte del consenso que cerrará este viernes.

Esta cifra discrepa tanto con la propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador, de enviar 400,000 barriles adicionales a la refinación nacional, reduciendo en 40% las exportaciones, como de las necesidades propuestas por los países petroleros en la negociación.

Por otro lado, hay quienes mantienen la consideración de que el país no disminuirá su producción, sino que realizará una contracción de barriles de oferta en el mercado mundial exportando menos.

Así, este viernes se reiterará si los 464,000 barriles por día menos que exportará México incluyen el recorte productivo de 100,000 barriles por día. Como sea, se espera que el país sea el segundo con una mayor reducción en su cuota de mercado, después de Rusia (que reducirá en 2.530 barriles diarios su extracción) entre los países no OPEP.

Así, México llegaría a una producción de 1.553 millones de barriles por día, para aportar, igual que el resto de los miembros del acuerdo, una disminución conjunta de 10.233 millones de barriles, para que la comercialización en promedio sea de 34.258 millones de barriles el resto del año.

De éstos, Arabia Saudita disminuirá 2.530 millones de barriles por día e Irán, un millón de barriles.

Al cerrarse este acuerdo, otros como Estados Unidos y otros países particularmente en Europa central y la península nórdica, deberían también plantear su propio recorte productivo, planteado en 5 millones de barriles diarios en conjunto.

[email protected]