México propuso una reducción de 100,000 barriles diarios en los próximos dos meses para bajar de 1.781 barriles diarios producidos en marzo a 1.681 barriles por día en este lapso, y así formar parte del consenso de los países petroleros de la OPEP y no alineados por estabilizar los precios del petróleo.

Así lo detalló la titular de Energía, Rocío Nahle, en su cuenta de Twitter, luego de que el organismo no emitió posicionamiento alguno tras la publicación de los acuerdos favorables para reducir la producción comandados por Rusia y Arabia, y el trascendido de que México habría abandonado las negociaciones.

Cabe recordar que independientemente del recorte a la producción que deberá confirmarse el viernes en la continuación de la reunión de países petroleros en Viena, Austria, el presidente Andrés Manuel López Obrador se comprometió a destinar 400,000 barriles por día de las exportaciones a la refinación nacional, volumen que equivale a 40% de estas ventas y que sería menor con el recorte productivo anunciado.