Cambios regulatorios y algunos programas del gobierno federal han permitido que empresas medianas que antes encontraban dificultades para entrar al mercado bursátil, lo hagan hoy día mediante la emisión de deuda, aunque aún hay retos por delante, explicaron directivos de Invex.

Para Alejandro Salinas, subdirector de Financiamiento Corporativo de Invex, en el mercado de valores mexicano hay un gran potencial y sólo falta restablecer las reglas del juego , y una parte importante será agilizar los procesos para que nuevas empresas medianas lleguen al mercado.

Este tipo de empresas han sido el foco de atención para la banca de inversión de Invex, sobre todo luego de que la Secretaría de Economía lanzó el programa de Deuda para pymes hace año y medio, y con el cual se busca mejorar la institucionalización de este tipo de empresas a fin de que puedan acudir al mercado bursátil por financiamiento. Es en este proceso donde Invex, al igual que otros intermediarios, actúan para ayudar a las empresas a fortalecer su gobierno corporativo, y hacerle un traje a la medida de acuerdo con sus activos.

Pueden iniciar colocando deuda de corto plazo o quirografaria para comenzar a darles presencia en el mercado, y después se pueden analizar bursatilizaciones de largo plazo o incluso la colocación de capitales. Antes de que concluya el año dos de las firmas beneficiadas por el Programa de Deuda, podrían colocar deuda en la Bolsa Mexicana de Valores, comentó Miguel Pellat, director de Financiamiento Corporativo y Banca de Inversión de Invex.

Si bien se ha avanzado mucho en materia de regulación aún resta agilizar más los trámites para llegar al mercado bursátil a fin de que más empresas busquen financiarse por esta vía, pues todavía es un proceso lento. Ejemplificaron que uno de los mayores avances ha sido la emisión de la Circular Única de Emisoras, y que las emisoras ahora pueden llegar al mercado facturando desde 250 millones de pesos.