A seis días de haber sucedido, los atentados en la llamada ciudad luz son un crucigrama de incógnitas, y en medio del caos y la confusión, ya comienzan a observarse los primeros ganadores y perdedores.

En el primer rubro indudablemente se encuentra el sector de la defensa mundial.

De acuerdo con el diario El País, las 10 mayores empresas mundiales del sector de defensa, todas ellas estadounidenses y europeas, han subido con fuerza a menos de una semana de haber sucedido el ataque. Los inversionistas responden así a la nueva ofensiva aérea gala sobre los principales bastiones del Estado Islámico en Siria y a la expectativa de que las operaciones militares contra este grupo terrorista aumenten en los próximos meses.

"Esta guerra afecta a todo el mundo, no solo a Francia", pronunciada en reacción por el Gobierno francés, ha abierto un enorme espacio de oportunidad para el sector de la defensa, lo cual se ha comenzado a reflejar en los mercados bursátiles desde el inicio de esta semana.

Es así que las acciones de la mayor empresa del sector por ventas, la multinacional estadounidense Lockheed, subieron un 3.52% en su sesión del lunes, cita el diario español, el cual agrega que el 78% de los ingresos de dicha empresa dependen directamente de la venta de material bélico.

Por su parte, la británica BAE Systems, el segundo mayor contratista militar del planeta, se disparó un 4.45% entre el martes y el miércoles. Aunque sus ventas a Francia son prácticamente residuales los Gobiernos de Estados Unidos y, sobre todo, de Reino Unido copan el grueso de sus entregas , los inversionistas valoran que el 94% de su facturación depende directamente del sector de defensa.

La tercera firma del mundo en este ámbito, la estadounidense Raytheon, subió este martes más de un 4% en Bolsa. Más de nueve de cada 10 euros que ingresa provienen de su actividad en la industria armamentística.

Las también estadounidenses Northrop Grumman y General Dynamics cerraron la sesión del martes con sendas subidas del 4.4% y del 2%, mientras que United Technologies, con presencia en el sector aeroespacial, repuntó un 1.4 por ciento. En la Europa continental las subidas fueron aún mayores. La empresa francesa Thales, gran contratista del ejército galo subió un 7% en dos días y consolidó máximos históricos en una jornada alcista en los principales mercados europeos.

Por encima del resto, el grupo industrial italiano Finmeccanica, que fabrica desde helicópteros militares hasta diversos sistemas de defensa, ha logrado capitalizar el inevitable aumento de la tensión geopolítica: se disparó casi un 8.3% desde el mismo martes.

Casos diferentes son los de los dos principales fabricantes mundiales de aviones: el estadounidense Boeing y el paneuropeo Airbus. Sus divisiones militares, que en teoría deberían verse impulsadas por el nuevo entorno prebélico, apenas representan la tercera y la quinta parte de sus ventas totales, mientras que el resto de sus ingresos depende de la producción de aviones civiles, una de las industrias que presumiblemente más se debería ver afectada en clave negativa por los atentados de París. Subieron en la sesión del martes un 1.14% y un 4.27%, respectivamente.

Efecto macroeconómico

Datos del Banco Mundial señalan que Francia, Rusia, y Turquía, países afectados por ataques yihadistas, se encuentran precisamente entre los que más gastos militares realizan en toda Europa.

Del 2012 al 2014, los gastos de Francia por dicho concepto han representado el 2.2% del PIB, indicador que se incrementará significativamente en esta última parte del año, toda vez que el país galo ha obtenido carta blanca de Bruselas para recibir recursos que le permitan fortalecer su estrategia de defensa nacional.

El diario también precisa el ánimo pesimista del jefe de análisis económico del banco francés Natixis, Philippe Waechter, quien pone el acento el mal momento en el que llega el "shock negativo" del atentado yihadista para la economía gala. "Está saliendo de un periodo de muy bajo crecimiento y podría poner en riesgo la trayectoria favorable de los últimos meses y la tendencia a la creación de empleo", apuntó el directivo en un informe remitido a los clientes del banco.

Por su parte, Rusia ha empleado el 4.5% en 2014 y se muestra dispuesta a ir con todo en su coordinación con Francia para mermar al ISIS (por sus siglas en inglés).

Turquía, que inició formalmente sus ataques al estado islámico desde mediados de años, empleó el mismo PIB que Francia.

Efecto bursátil solo a corto plazo

El País también señala apreciaciones de diversos analistas, que consideran, entre otras, mayores probabilidades de volatilidad, e incrementos en el precio en los activos refugio, como el oro o los bonos de máxima calidad, y un encarecimiento del crudo por el escenario de mayor tensión militar en Oriente Próximo.

[email protected]