Una vez más los mensajes sobre el Brexit se convierten en el detonante de los mayores ajustes en el mercado de divisas.

Desde las filtraciones del pasado fin de semana la libra acumulaba una semana especialmente volátil.

La divisa británica se desinfló el lunes por debajo de los 1.20 dólares, a un paso de los mínimos registrados durante el minicrash de octubre y cerca de sus cotas más bajas en tres décadas.

Los inversionistas anticiparon la defensa de un Brexit duro en el discurso de Theresa May. Estos temores no se han cumplido plenamente.

Los mensajes lanzados por la primera ministra británica incluyeron la confirmación de que el Parlamento votará los términos del Brexit, una medida que podría restar opciones a algunas de las medidas más controvertidas.

Además, May declaró que las negociaciones irán encaminadas a asegurar un acuerdo que mantenga a Reino Unido como socio clave de la Unión Europea, aunque sea fuera del mercado único.

La cotización de la divisa británica el martes, borra los efectos de las caídas previas y reacciona con su mayor subida frente al dólar desde el inicio de la crisis financiera, en el 2008.

Los avances superan por momentos 2.5 por ciento. En su escalada superó incluso el umbral de los 1.23 dólares por libra, lejos de los 1.198 dólares que registró al inicio de la sesión del lunes.

Antes de conocer los primeros detalles de la intervención de la primer ministra del Reino Unido, Theresa May, la libra ya cotizaba con avances próximos a 1% frente al dólar, alentada por el repunte de la inflación.

Subidas frente al euro

La remontada de la libra también es extensible a su cruce con el euro. La libra perdió de golpe los niveles de los 88 y los 87 peniques.

Las declaraciones de la primera ministra británica mantienen los incremento del euro frente al dólar estadounidense. En su avance, la divisa comunitaria roza máximos de mes y medio, por encima de los 1.07 dólares. El acelerón eleva por encima de 3% la remontada que acumula el euro frente al dólar desde los mínimos del año del pasado 3 de enero, cuando se desinfló hasta los 1.034 dólares.