Una de las premisas más importantes a considerar es que las finanzas no deberían ser cuestión de género. El buen manejo de estas debería estar más relacionado con los hábitos que con el género al que se pertenezca.

Aún falta tiempo para alcanzar esta condición, pues los roles sociales que los hombres y mujeres han desarrollado en el tiempo hacen que esta condición sea un proceso aún dispar. A mayor equidad en los roles sociales, mayor igualdad a la hora de invertir.

Hay experiencias que ilustran el interés creciente de las mujeres mexicanas por incorporarse al sector de las finanzas. Nancy Walker, directora de Marketing y Comunicación del Grupo Financiero Actinver, afirma que en el Reto Actinver el 40% de los participantes son mujeres, y que estas son las más constantes, dinámicas y las que más ganan, siempre piensan en su patrimonio, en cómo hacerlo crecer, son más ordenadas, menos compulsivas, tienen un comportamiento diferente (…), calladitas, calladitas, pero son las que deciden el patrimonio.

Cómo invertir

Las recomendaciones son las mismas que aplican a cualquier persona que decide iniciarse en el terreno de las inversiones, sin embargo, se retoman algunas sugerencias de Kim Kiyosaki, una de las referencias en materia de inversiones para mujeres y esposa de Robert Kiyosaki:

  • Informarse antes de invertir, a fin de disminuir el margen de error, y educarse en el área donde se desea depositar el dinero, los riesgos y las probabilidades de éxito.
  • 2. Al principio invertir poco dinero para que las equivocaciones no sean mayores y sea más fácil vencer el miedo. Es recomendable observar y aprender de la experiencia de otras inversiones.
  • 3. Invertir en un negocio conocido, cercano, y con una estrategia conocida, esto permite administrar mejor el riesgo.

Tambien es indispensable contar con un asesor. Para ello es necesario acercarse a una institución que lo asignará. Antes de decidir dónde poner el dinero, es necesario que las nuevas inversionistas se tomen su tiempo y se aseguren de comprender el ABC de los plazos y tiempos de inversión, pago de comisiones y rendimientos. Las sorpresas no faltarán, pero se trata de asegurar que la mayoría de estas sean buenas.

Si en México hay más mujeres que hombres, las mujeres viven más que los hombres, y las mujeres ganan menos que los hombres, es conveniente considerar que esta época del año, cuando se reciben ingresos adicionales como ahorros, tandas, pago de préstamos, bonos, aguinaldo u otros, es una ocasión adecuada para planear cómo asegurar el mejor rendimiento de su ingreso.

Recuerde: La que siempre ahorra, siempre tiene, y la que invierte, tiene más. La señora Botín sabía lo que decía en su reciente visita a México.

jacqueline.jimenez@eleconomista.mx