En el estudio Barómetro Internacional de Educación Financiera en Mujeres, realizado por Visa en 2012 con 25 mil participantes de 27 países, las mujeres mexicanas obtuvieron el tercer lugar en materia de educación financiera por género. No solo calificaron por encima de los hombres del país en dicho rubro, sino que destacaron con la población de Brasil, Australia, Estados Unidos y Nueva Zelanda. Esta condición muestra que el tema de las inversiones no les es ajeno.

También son excelentes transmisoras de dicho aprendizaje. En el mismo estudio, las mexicanas obtuvieron el primer lugar en hablar con sus hijos sobre el tema de finanzas, refirieron dedicar 42 semanas al año para tal fin, lo que equivale a poco más del 80% del total del año. Derivado de ello, solo una pequeña parte de ellas considera que los adolescentes y adultos jóvenes no cuentan con habilidades financieras básicas. En un país donde la bancarización de la población se encuentra en ciernes, indicadores como estos muestran que la participación de las mujeres es fundamental.

Soltera, casada, en unión libre o viuda, es importante que las mujeres logren su autonomía financiera, aseguran diversos especialistas. No solo es cuestión de autoestima, dicen, sino también de seguridad y protección, es su seguro de vida.

Esta es una área de mejora para la población femenina del país, pues en la elaboración de presupuestos familiares y en la categoría de ahorro para emergencias, consultados también en el estudio referido, las mexicanas ocuparon el lugar número 17. Dijeron contar en promedio con ahorros para 1.4 meses, a diferencia de las mujeres de Taiwán, China y Hong Kong, que mencionaron tener reservas suficientes para un período de tres meses, poco más del doble que las mexicanas.

Invertir, necesario para las mujeres

La inversión en las mujeres es una tarea que debe cumplirse durante toda la vida, independientemente de la edad que se tenga y la actividad que se desempeñe, sea o no profesional.

Según datos del Consejo Nacional de Población (CONAPO), las expectativas de vida para las mujeres mexicanas es de poco más de 77 años, cinco más que para los hombres, y representan el 38% de la Población Económicamente Activa (PEA).

El INEGI señala por su parte, que en México el 32.7% de las mujeres son solteras, el 53.6% casadas o en unión libre, 6.9% son separadas o divorciadas, y 6.6% viudas. El 70% de las trabajadoras mexicanas son el sustento de su familia, y 5.3 millones de madres no viven con su pareja, independientemente de su condición de solteras, separadas o divorciadas.

Lo anterior significa que si una mexicana va a vivir más, tiene que ahorrar e invertir más, sobre todo si no cuenta con una pareja y tiene una familia a su cargo. Actualmente, más del 50% de los mexicanos que ahorran en México son mujeres, y seis de cada 10 de ellas lo hace por medios informales.

Este contexto permite tener una idea de la necesidad que hay de que las mujeres del país se empoderen en el manejo de su dinero, y se incorporen activamente al mercado financiero, es necesario para este y sobre todo para ellas.

[email protected]