El Comité de Mercado Abierto (FOMC) mantuvo el objetivo de la tasa de fondos federales en el rango 0.25-0.5 por ciento. El comunicado destaca que el crecimiento económico de EU disminuyó a finales del 2015 y que el entorno económico internacional se ha debilitado

Recordemos que los mandatos de la Reserva Federal (Fed) son únicamente la inflación y el desempleo, que se ven afectados por estos dos factores.

Encontramos una correlación negativa de 62% entre el desempleo y la tasa de crecimiento bianual del PIB, que a su vez está ligada a la tasa objetivo por una correlación positiva de 65 por ciento.

Lo segundo se explica por la función de la tasa objetivo como estímulo de la actividad económica, de forma que las decisiones de política monetaria son consecuentes con el estado económico, y no al revés.

Utilizando esta correlación, realizamos un estimado de la tasa de desempleo teórica según el crecimiento a dos años del PIB, que debería ubicarse en 6.3%, 130 puntos base por encima de la tasa actual (5%), lo cual indica que el estímulo monetario ha logrado reducir la tasa de desempleo incluso por debajo de lo que justifica el crecimiento económico, de forma que tiene espacio para subir la tasa de referencia, por lo que creemos que durante los siguientes dos años seguirá aumentando, para llegar al nivel indicado por la regla de Taylor, en 2 por ciento.

Respecto del entorno internacional, se tiene que la debilidad macroeconómica de China ha impactado, entre otras cosas, al tipo de cambio de los mercados emergentes, que desde la última reunión de la Fed se ha depreciado 3.78%, medido a través del Índice de Monedas Emergentes de JP Morgan.

El FOMC ha recalcado en las últimas reuniones la debilidad de las exportaciones, que se ven impactadas por la fortaleza del dólar, pero además, la depreciación de los mercados emergentes presiona los precios de los bienes importados en EU.

Un aumento acelerado en la tasa objetivo fortalecería aun más el valor del dólar. Así, aunque el menor crecimiento de la economía china ya se ha descontado en los menores precios del petróleo, la última caída en precios por niveles récord de inventarios de crudo, representa un riesgo a la baja para la inflación, ya que, como hemos mencionado, aunque la inflación general, excluyendo energéticos, se encuentra ya en 1.89% a/a, la inflación energética de -12.59% a/a provocó que la inflación general se ubicara en 0.73% a/a, en diciembre.

De forma que, mientras los precios del petróleo no se estabilicen, la inflación seguirá presionada.

Finalmente, aunque ya se esperaba que la tasa de interés se mantuviera sin cambios, ya que el comité ha enfatizado que la normalización será gradual, encontramos señales de mayor cautela en el comunicado, por lo que los incrementos podrían ser aun más espaciados.

Aunque la Reserva Federal no vela por los intereses de los mercados, estimamos que buscará periodos de menor volatilidad para incrementar la tasa objetivo, por las razones anteriormente comentadas.

*Ana María Tellería Romero es analista de Renta Fija en Signum Research.

[email protected]