La tenencia de valores gubernamentales por residentes del extranjero tiene una salida de 21.2% respecto su máximo desde el 21 de febrero del año pasado, ubicándose en 1,743,950 millones de pesos, su nivel más bajo desde el 5 de noviembre del 2020, de acuerdo con Banco de México.

Desde el máximo del 2020 han salido 470,268 millones de pesos de los capitales extranjeros que estaban en el país invertidos en valores gubernamentales hasta el 7 de julio. Además, solo en el 2021, el indicador ha caído 7.78 por ciento

La tenencia de valores por residentes del exterior está en su menor nivel desde el 5 de noviembre del 2020. “Sigue la salida de capitales de México. No es fuga, pero sí una llave bien abierta”, dijo Gabriela Siller, directora de análisis económico de Banco Base. 

La tenencia ha caído por mayor aversión al riesgo sobre México, debido a la débil recuperación económica, la lenta campaña de vacunación e incluso el riesgo de perder el grado de inversión a nivel país por parte de las calificadoras de valores. 

“Hay muchos riesgos que ven los inversionistas, y por lo cual se está alejando, entre los más relevantes está el temor respecto al sexenio actual y las políticas que se puedan implementar hacia adelante, y también la constante del gobierno por ingresarle recursos en Pemex y CFE, que puede terminar en una pérdida de grado de inversión por las calificadoras de valores”, explicó Amín Vera, subdirector de análisis económico de Black Wallstreet Capital.

El total de valores gubernamentales en circulación al 7 de julio es de 8.85 billones de pesos, de los cuales el 19.70% está en manos de residentes en el extranjero, mientras que, a inicios del 2019, antes de la pandemia del Covid-19, este indicador representaba 31.1% con 2.128 billones de pesos del total en circulación de 6.84 billones.

Al 7 de julio, las inversiones de extranjeros por activos gubernamentales se enfocan en 31.1% en bondes D, 28.1% en bonos, 23.1% en cetes y 17.6% en udibonos.

El especialista de Black Wallstreet Capital comentó que otro de los factores que impactan en las preferencias de valores gubernamentales es la tasa de referencia, ya que comenzó el movimiento de alzas de tasa de interés por parte de Banco de México, lo que moverá la posición de México respecto a otras economías.

De acuerdo con el área de análisis de Banco Base, para el siguiente año la postura monetaria relativa entre México y Estados Unidos se espera tome una mayor relevancia en la cotización del tipo de cambio, por los cambios en los portafolios de inversión derivados de la normalización de la política monetaria de la Reserva Federal y las olas que eso genere en el mercado financiero internacional.

Asimismo, se espera que los estímulos fiscales terminen en el 2021 y que el 2022 sea un año en el que se empiece a hablar en EUA del alto nivel de endeudamiento, lo cual podría propiciar mayor aversión al riesgo internacional. 

Otro factor que generó incertidumbre en los mercados fue el incremento en casos de coronavirus a nivel global. En los últimos días, los casos de Covid-19 alrededor del mundo muestran un aumento del 28%, mientras que las muertes por coronavirus han avanzado 1% en el mismo periodo.

En México, se registraron más de 10 mil contagios en los últimos tres días, mientras que se registra un avance de apenas el 28.5% de la población que ya recibió al menos una dosis de la vacuna. Debido a la lenta campaña de vacunación, es posible que se endurezcan las medidas de confinamiento en las próximas semanas, pues las muertes ya empiezan a mostrar una tendencia al alza.”

Impacto en el tipo de cambio

Todo lo anterior también generan volatilidad en la paridad cambiaria peso contra dólar estadounidense y “la inversión extranjera de cartera tiene montos mucho menores a las exportaciones y a las remesas, por lo que las salidas de capitales generan volatilidad y depreciaciones temporales en el peso mexicano, pero no cambian su tendencia de largo plazo”, de acuerdo con Banco Base en un reporte.

“Salidas de capitales más rápidas podrían llevar al tipo de cambio a superar niveles técnicos importantes, retrasando la apreciación hacia el nivel de equilibrio. En el escenario extremo de fugas de capitales la perspectiva de tipo de cambio cambiaría, pues podría tratarse de un cambio estructural en la economía mexicana.

De acuerdo con el reporte de Base, los diferentes escenarios tienen como factores determinantes 1) crecimiento de las exportaciones mexicanas, 2) crecimiento de las remesas, 3) aversión al riesgo sobre México, 4) aversión al riesgo internacional y 5) diferencial de tasa de interés con EUA, así como expectativa de cambios en la postura monetaria relativa entre ambos países.

Se estima un tipo de cambio para el resto del año entre 19.50 y 20.50 pesos por dólar. Bajo un escenario pesimista, el tipo de cambio subiría hacia 21 pesos por dólar y en un escenario optimista el tipo de cambio podría bajar a 19.30 pesos por dólar.

Al cierre del viernes pasado, el tipo de cambio se ubicó en 19.852 pesos por dólar, con lo que tiene una ligera apreciación de 0.49% en el 2021 respecto al dólar.

ariel.mendez@eleconomista.mx