Invertir en la compra de una obra de arte tiene sus ventajas si se conoce a fondo el mercado y se prefiere a artistas consolidados.

A diferencia de otro tipo de inversiones, apostar por el arte ofrece mayor estabilidad ya que su valor no se ve afectado por factores como el tipo de cambio, la inflación o variaciones en las tasas de interés.

De acuerdo con especialistas consultados por El Economista, la adquisición de este tipo de obras ha crecido de manera importante en los últimos años a nivel mundial y representa otro vehículo de inversión

Mayra Nakatani y Ercilia Gómez Maqueo, socias de Lugar_0, un fondo de inversión en arte, comentaron que a pesar de que en los últimos años este mercado ha crecido en el mundo, en el país no ha corrido la misma suerte.

México se caracteriza por contar con un ambiente artístico de una gran exuberancia y calidad, podemos decir que es uno de los más ricos e importantes de América; sin embargo, todavía es de un tamaño muy inferior al que le correspondería tener si nos comparamos con el tamaño de nuestra economía , indican Nakatani y Gómez.

De acuerdo con las especialistas, esta situación representa una buena oportunidad, para quien tenga el capital para adquirir obras de alta calidad artística a precios razonables, debido a que en mercados internacionales los costos son más elevados.

Nakatani y Gómez Maqueo comentan que apostar por el mercado de arte puede resultar atractivo, pues quienes invierten su dinero en este campo obtienen buenos rendimientos con el tiempo, siempre y cuando adquieran obras de calidad.

En ese sentido, explicaron que el buen arte siempre va a ser rentable, pero no se puede generalizar, y para tener un buen rendimiento se requiere saber elegir al artista y su galería.

Aseveraron que este tipo de obras nunca registra rendimientos negativos ya que está protegido contra las devaluaciones, la inflación y otros fenómenos económicos perniciosos, debido a que el inversionista siempre las mantiene bajo su poder.

Si haces una buena selección, puedes obtener altos rendimientos, ya sea en artistas de carrera media o emergentes; estos últimos tienen posibilidad de alcanzar altos rendimientos, aunque son más difíciles de seleccionar pues también crece el riesgo de equivocarte , advierten.

Además, comentan que si se toma la opción de invertir en algún artista emergente se puede poner en peligro el capital, pues existe la posibilidad de que deje la carrera y se dedique a otra actividad.

México tiene ventaja geográfica

Por su parte, Javier Lumbreras, CEO de Artemundi Global Fund, asegura que México es un lugar adecuado para la adquisición y transporte de arte latinoamericano por la posición geográfica en la que se encuentra, y agregó que los costos en el manejo de obra son mucho menores que en ciudades como Nueva York o Londres.

Explicó que una de las ventajas que tiene el arte como activo es la limitada correlación con la macroeconomía y situaciones cambiantes del mercado financiero.

La universalidad de la demanda del arte no está sujeta a la fluctuación de las divisas, volatilidad financiera de bonos y acciones, o al pánico colectivo generado por la inestabilidad política de un país , comentó.

Puso como ejemplo la baja volatilidad que presentó el arte en la recesión del 2008, cuando sus índices cayeron 4.5%, mientras que los del S&P 500 se desplomaron en 37.5% aproximadamente.

Asimismo, expuso que en cada periodo este mercado maneja un tipo de demanda singular, pues las obras de artistas ya fallecidos (arte de creación concluida), cuya oferta es limitada, tendrá índices alcistas en la demanda al incrementar moderadamente el número de personas interesadas en adquirirla.

Por el contrario, el llamado arte de creación reciente, cuyos autores viven y se tiene una oferta ilimitada, pueden generar una gran euforia en el mercado primario y se considera una inversión de alta especulación.

El especialista dijo que, si no se tiene una amplia participación en el mercado, es recomendable buscar un canal de inversión que ya cuente con experiencia y resultados comprobables.

Pinturas y mobiliario, mejores opciones para invertir

Por otro lado, Ángel Méndez, especialista de la facultad de negocios de la Universidad La Salle, indicó que los inversionistas en el mercado prefieren adquirir pinturas e incluso muebles, debido a que pueden ser obras únicas e irrepetibles, por lo que su valor es alto.

Aquí como inversionistas lo que buscamos es la liquidez que pueda obtener del arte, es decir, que yo la pueda vender en el mercado con cierta facilidad y obtener recursos con cierta rapidez , declaró.

El académico reveló que los principales demandantes de este producto son personas que no están buscando inversiones en activos financieros, sino que se inclinan más hacia la parte de coleccionistas.

Esto, manifestó, se debe a que buscan piezas en específico para completar alguna colección porque el valor total de la misma es mejor que el precio individual de cada pieza.

Son muy específicas los que invierten, es gente que está buscando más la apreciación, el adquirir la obra para lucirla o guardarla para esperar que con el tiempo valga más, eso terminan haciendo muchos inversionistas , explicó.

También, el profesor comentó que los interesados deben buscar asesorarse antes de comprar cualquier expresión artística y recomienda hacerlo en lugares confiables, como subastas o galerías artísticas, de lo contrario puede correr el riesgo de comprar piezas sin valor o con procedencia ilícita, lo que provocaría la pérdida de su inversión.

La sugerencia es buscar agentes que estén conformados legalmente, que tengan un nombre; hay muchas casas que se dedican a la compra y venta de este tipo de artículos, galerías, en donde ellos te van a respaldar y te van a dar un certificado de valor , concluyó.

erik.paez@eleconomista.mx