En lo que va del año, las acciones de las desarrolladoras de vivienda que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) han sido fuertemente castigadas por el mercado, así su indicador, el Índice Habita (IH), ayer se ubicó en las 403.47 unidades, su nivel más bajo desde junio del 2009.

De esta manera, el descenso que acumula en lo que va de año es de 32.2% respecto del nivel con el que cerró el 2010.

La caída del IH es poco más de tres veces lo que se ha deslizado el Índice de Precios y Cotizaciones (10.1%), en lo que va del año.

Las constructoras tuvieron un complicado inicio de año con mayores inversiones para desarrollar viviendas verticales, lo que consumió su efectivo y amenaza ahora con elevar su endeudamiento, así como por una baja en el otorgamiento de créditos hipotecarios en el primer cuatrimestre.

El Infonavit, el mayor organismo que financia vivienda en México, otorgó entre enero y mayo 184,709 créditos, 2.4% menos que en el mismo lapso del año pasado.

De acuerdo con analistas consultados, en los últimos meses las preocupaciones sobre la evolución del sector vivienda se han incrementado en torno de su generación de flujo; no obstante, los fundamentales macro del sector permanecen fuertes, como la demanda de nuevas casas-producto de las tendencias demográficas y la generación de créditos hipotecarios.

En particular, el consumo de efectivo mayor al esperado originalmente y el aumento en los requerimientos de capital de trabajo ha afectado negativamente la percepción del mercado del sector como un todo , comentó el analista de Santander Rogelio Urrutia.

Hasta el momento, los descensos más importantes en el precio de las acciones de este sector, los presentan GEO y Homex, con bajas de 41.96 y 37%, respectivamente.

Entre los riesgos latentes para las desarrolladoras de vivienda está la desaceleración en ese sector en México, ocasionado por una menor disponibilidad de créditos de las agencias relacionadas con el gobierno y los bancos comerciales, menor poder de compra, un deterioro adicional en la cobranza y en algunos casos una depreciación del peso mayor de la esperada, debido a la exposición a fluctuaciones cambiarias por parte de algunas de estas compañías.

Al respecto, el experto de Santander refirió que a pesar de los atractivos niveles de valuación, no identificamos ningún catalizador a corto plazo, el mercado esperará a ver si las desarrolladoras de vivienda serán capaces o no de alcanzar sus expectativas de flujo de efectivo libre para este año sin presionar de manera adicional sus balances generales .

Por el contrario hay quienes consideran que la medida en que se muestre una mejora en el tema de flujo de efectivo, donde está centrada la preocupación de los inversionistas, las acciones podrían subir.

Por el momento, los precios objetivos de las acciones de sector para el cierre del 2011 muestran alzas potenciales de hasta 75%, como es el caso de Sare, que ayer cerró con una cotización de 2.85 pesos y su precio objetivo para el cierre de año está sobre 5 pesos; para el caso de GEO el potencial de alza es de 40 por ciento.

Recientemente, la Casa de Bolsa Banamex indicó: Creemos que la industria de construcción de vivienda en México representa una oportunidad de inversión interesante, gracias al perfil demográfico favorable a la creciente demanda de vivienda . (Con información de Reuters)