La constructora IDEAL, del magnate Carlos Slim, planea recaudar unos 25,800 millones de pesos (1,365 millones de dólares) mediante la emisión de títulos este año de un instrumento especializado en inversiones en energía e infraestructura, conocido como Fibra E.

La transacción pondría fin a un largo periodo en el país sin ofertas públicas de este tipo de instrumentos, pues, según expertos, las firmas locales han priorizado otras fuentes de financiamiento, como bonos y CKD.

IDEAL administra proyectos carreteros, hídricos, de energía y de infraestructura social en México, y actualmente cotiza en el mercado de capitales a través de acciones, junto a otras grandes empresas de Slim, como América Móvil y Grupo Carso.

El Fibra E es un vehículo de inversión que fue lanzado en el 2015 buscando atraer inversiones tanto a proyectos de infraestructura como al sector energético, después de una amplia reforma que abrió la industria a participantes privados.

La expectativa de una reducción de tasas en México este año podría impulsar el mercado accionario para obtener un mejor rendimiento que el del 2019, dijo Cristóbal Doberti, gerente regional de estrategias de inversión de Sura Asset Management.

La colocación estará a cargo de Credit Suisse, de acuerdo con documentos divulgados a través de la bolsa esta semana.

Poca respuesta

Actualmente solamente hay en el mercado mexicano tres fibras E, que en conjunto han recaudado cerca de 34,500 millones de pesos.

El primer Fibra E en México fue Fibra Vía, por parte de Promotora y Operadora de Infraestructura, que inauguró dicho mercado en el 2016, con una recaudación de 11,835 millones de pesos.

Le siguió el Fibra E CFECapital, filial de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que colocó el primero de energía en el 2018, con una recaudación de 16,388 millones de pesos.

Promotora y Desarrolladora Mexicana fue la tercera colocación de uno de estos instrumentos, con Fibra Estructura, que recaudó 6,136 millones de pesos en el 2018.

El Fibra E es un instrumento que surgió para atraer inversión a los sectores de infraestructura y energía en México, aunque inicialmente la apuesta era impulsar principalmente el ramo energético. (Con información de Reuters y Judith Santiago)

[email protected]