El optimismo volvió a los mercados, ante la expectativa de que el retiro del programa de estímulos de la Reserva Federal de Estados Unidos se reducirá gradualmente y que no se prevén aumentos en las tasas de referencia en forma inmediata.

Los mercados recibieron bien el discurso de la presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos, Janet Yellen, quien se mostró convencida de los datos sobre la recuperación económica de ese país, sin dejar de lado los posibles riesgos , refirió Georgina Ruiz, subdirectora de Análisis de Grupo Financiero Multiva.

Si bien México se vio favorecido por el efecto internacional, el resultado de ayer también se atribuye a que los inversionistas comienzan a reconocer el alza de la calificación crediticia, de A3 , a la deuda del gobierno federal, además de la solidez de las variables macroeconómicas, entre otras fortalezas del país, aseguró Ruiz.

Otro elemento que ayer motivó a los mercados fue la expectativa de que el recorte a los estímulos monetarios podría no aplicarse en marzo, lo que también constituye un respiro para los mercados de países emergentes, al menos en el corto plazo , añadió Gerardo Copca, analista de MetAnálisis.

De cumplirse dicha previsión, significará que se frenó la generación de empleos, aunque muy probablemente las autoridades estadounidenses reanudarán la disminución a la compra de bonos en los meses subsecuentes comentó el experto.

Señal de que la volatilidad será la constante en lo que resta del 2014 en los mercados accionarios, debido a los acontecimientos que surgen en diferentes partes del mundo, como el probable retiro de estímulos monetarios en Inglaterra, la desaceleración en la producción industrial de China y las depreciaciones monetarias en otros países emergentes.

Vemos que ocurren muchas cosas al mismo tiempo y mientras esto se mantenga así, veremos que la volatilidad será el pan de cada día durante el 2014 , concluyó Ruiz.

ETAPA ALCISTA

Por su parte, Rubén Domínguez, analista de Derfin, indicó que el mensaje de Janet Yellen reduce considerablemente la incertidumbre. Cuando hay claridad se toman decisiones de más largo plazo, por eso vimos crecimientos en las bolsas mundiales, pues los inversionistas consideran que ya cuentan con información suficiente para realizar compras .

En entrevista, Domínguez advirtió que en México la Bolsa había estado castigada y no estaba respondiendo al contexto que las reformas estructurales tienen sobre el futuro de la economía mexicana .

Indicó que en lo que va del año el IPC lleva una caída de 3% y que no repuntará hasta que no se den las reglas secundarias de las reformas, sobre todo de la energética .

No obstante, confía en que a partir de los sucesos de ayer, el mercado accionario mexicano comience una etapa alcista. Me queda la duda, es que no he visto una baja significativa en el tipo de cambio. Esperaría un poco más hasta no tener una mayor validación de los indicadores técnicos del mercado para confirmar si habrá una etapa alcista en el corto plazo .

Por su parte, Carlos Fritsch, director general de Prognosis, Economía, Finanzas e Inversiones, dijo que lo sucedido ayer en el mercado mexicano es producto de un rebote natural después de la caída de los mercados emergentes, que a mi juicio era exagerada .

El entrevistado dijo que es positivo el retiro de estímulos monetarios en Estados Unidos, porque significa que la economía de ese país (principal socio comercial de México) se recupera.

Sin embargo, en el corto plazo habrá salida momentánea de capitales, porque eventualmente comenzarán a subir las tasas de interés.

Para el especialista, la BMV tiene niveles interesantes de compra a mediano y largo plazo. Hay turbulencia en los países emergentes, pero el mercado mexicano ya se diferencia de los demás por sus fundamentales sólidos .

Además, dijo, hacia el segundo semestre del año las utilidades de las empresas crecerán este año y eso será excelente para la Bolsa .

valores@eleconomista.mx