Para Luis Robles Miaja, consejero de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y dirigente de los banqueros del país, el mercado bursátil nacional tiene potencial para crecer y su reto será alcanzar mayor liquidez, así como un tamaño que vaya acorde con el de la economía.

En entrevista, tras su participación en el Seminario de Perspectivas Económicas 2016 organizado por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), el banquero insistió en que se requiere promover las oportunidades que ofrece el mercado y que las empresas lo vean como una alternativa para financiarse.

El también presidente del Consejo de Administración de BBVA Bancomer mencionó que la reforma energética abrirá oportunidades de crecimiento importantes para todos los sectores.

BBVA Bancomer sí participará en la apertura energética. Tenemos proyectos como grupo y nos mantendremos activos en el financiamiento de los planes de inversión , afirmó.

Aclaró que por el momento no prevén captar recursos de los mercados para programas específicos, aunque sí queremos intermediar para la constitución de éstos .

El presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM) mencionó que los recursos que se requerirán para poner en marcha los proyectos que resultarán de la reforma energética provendrán de bancos, inversionistas institucionales como las afores, y de un mercado de valores sólido .

Problema estructural

Luis Robles reconoció que el mercado bursátil no refleja ni el tamaño, el dinamismo y las perspectivas de la economía, pero eso no sólo es culpa de los intermediarios o de la misma Bolsa de Valores sino de una estructura empresarial concentrada.

El asesor de la BMV explicó que en el país muchas de las grandes empresas no se listan en el mercado bursátil porque no requieren financiamiento o bien porque obtuvieron los recursos de manera directa, ya sea a través de los propios accionistas o mediante préstamos, y si bien esos mecanismos de expansión podrían resultar un poco más onerosos, las mantiene como compañías privadas .

Sin embargo, aseguró, en los últimos años en esas grandes empresas que se califican como familiares hay un cambio generacional y ahí es donde se tiene que trabajar en promover al mercado, ya que al buscar expandirse deberán ver la conveniencia de cotizar e institucionalizarse, lo que les permitirá obtener recursos para concretar sus planes de crecimiento .

Robles Miaja consideró que en el corto plazo no se prevé que más bancos se listen en la BMV. Hay instituciones grandes, filiales de grupos extranjeros, que no requieren captar capital de los mercados mexicanos y hay otro bloque de intermediarios de menor tamaño en el que los accionistas prefieren fondearse con recursos propios.

Mencionó que con la reforma energética se presentarán oportunidades enormes , por lo que la Bolsa tendrá que cobrar un mayor dinamismo para ser un actor importante en el financiamiento de los cambios estructurales.

Pronóstico positivo

El banquero aseguró que a pesar de algunos problemas externos que generan volatilidad, los pronósticos para este año son favorables en lo que respecta de la inversión productiva, lo que necesariamente redundará en un aumento en la demanda de préstamos .

Insistió en que la banca cuenta con los recursos necesarios para prestar: Somos los más interesados en destinar capital a proyectos que sean viables .

Se espera, dijo, que la reforma energética sea uno de los detonantes de un mayor crecimiento económico debido a aumento de la inversión y a sus vínculos dinamizadores con otros sectores productivos.

Reiteró que ante esas mejores perspectivas es indispensable que el mercado de valores logre una mayor profundidad y llegue a más empresas medianas y grandes y que éstas vean a la Bolsa como una buena alternativa para obtener recursos y crecer .

romina.roman@eleconomista.mx