Tras obtener calificaciones positivas el gobierno federal emitirá en breve los Certificados de Infraestructura Educativa Nacional (CIEN) en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), por un monto total autorizado de hasta 50,000 millones de pesos, con plazos máximos de 23 años.

De acuerdo con la solicitud de inscripción enviada a la BMV, la fecha prevista para emitir la oferta será a más tardar en la última semana de noviembre del 2015 .

El monto total autorizado del programa (50,000 millones de pesos) representa aproximadamente 10% de la deuda total subnacional, que al tercer trimestre del año ascendía a alrededor de 510,000 millones de pesos.

Bajo este programa, se prevé que a finales de noviembre se realice la primera emisión de los certificados bursátiles fiduciarios, respaldados por el fondo de aportaciones múltiples (FAM), por 15,000 millones de pesos, contando con un plazo de cinco años, según establece el aviso de colocación.

Ninguna emisión podrá ser menor a un año ni superior a 25, contados a partir de la fecha de la emisión respectiva. Ni vencerá después del 31 de diciembre del 2040. Si se realiza una emisión en el 2016, su vigencia será de 24 años como máximo y así sucesivamente , precisa el documento.

Los certificados bursátiles fiduciarios tendrán un precio de colocación de 100 pesos cada uno; prevén una tasa de interés fija, con pagos trimestrales o semestrales de cupón.

El patrimonio de la oferta, con clave de cotización CIEN, consta de 25% de los recursos que anualmente reciban del FAM las 32 entidades del país y que éstas destinarán para recibir de manera anticipada más recursos. El capital quedará bajo el resguardo del fideicomiso emisor.

El vehículo estará integrado por dos fideicomisos. Uno será el emisor representando por Invex Banco; el segundo de distribución, cuyo fiduciario será el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras).

El fideicomiso emisor es quien administrará los recursos del FAM que recibirá de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, realizará las emisiones en la BMV y asegurará el pago a los inversionistas.

El de distribución, en donde también participa la SEP, recibirá del fiduciario emisor los recursos para entregarlos directamente a las instituciones educativas; además se asegurará de que los fondos no pasen por las arcas de los gobiernos estatales y se destinen a la rehabilitación de las escuelas.

Transparencia

La inversión de los recursos será monitoreada y fiscalizada por la SEP, quien reportará todo lo relacionado con las obras. Las entidades federativas, por su parte, ejecutarán los proyectos de infraestructura, tomando en cuenta la propuesta de la SEP. El coordinador del proceso de ejecución, seguimiento y reporte de los avances de los proyectos será el Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (Inifed).

Por otra parte, con el fin de que la estructura de los CIEN sea eficiente, contempla un mecanismo créditos puente; es decir, créditos de corto plazo por hasta 10,000 millones de pesos.

Se establecerá un calendario de obra y de aplicación de recursos con un plazo de tres años. Con estos créditos bancarios, se accederá en menor tiempo a los recursos que se invertirán según el avance y necesidades de obra. Será mediante la emisión de certificados bursátiles, en el mercado de valores, como se liquidarán los créditos bancarios.

No obstante que las emisiones son quirografarias, consideramos una alta calidad crediticia para las mismas, por un respaldo implícito del gobierno federal y por la vigilancia que se tendrá sobre el avance de obra y la aplicación de los recursos , indica un análisis de Actinver Casa de Bolsa.

Agregó el documento que todavía están por definirse ciertas características de la emisión que contribuyan a determinar si es o no recomendable la adquisición de los certificados.

[email protected]