El ministro de Petróleo de Arabia Saudita, Khalid al-Falih, dijo este martes que los fundamentos del mercado del crudo están mejorando, en la medida que se siente el efecto de un pacto de la OPEP y de exportadores fuera del cartel para reducir la producción.

Sin embargo, el grupo no va a permitir que productores rivales se aprovechen del menor volumen para apoyar sus propias inversiones en producción, agregó Falih.

Arabia Saudita ha reducido su bombeo más de lo que prometió en el pacto, a menos de 10 millones de barriles de petróleo por día (bpd), dijo el ministro.

"No deberíamos tratar de adelantarnos al mercado", comentó Falih durante un encuentro con ejecutivos de la industria en la conferencia de energía CERAWeek.

El ministro dijo que se percibían "brotes" de inversión petrolera en Estados Unidos, pero advirtió de que una respuesta rápida de la industria del esquisto de ese país podría desalentar la inversión que se necesita en proyectos de largo plazo de otras fuentes.

Riad no quiere la intervención de la OPEP en el mercado petrolero se haga cargo de los cambios estructurales de largo plazo, dijo Falih, pero sí apoyará medidas que enfrenten las "aberraciones de corto plazo".

El pacto de reducción de bombeo, que también suscribieron exportadores no OPEP como Rusia, busca disminuir la producción global en unos 1.8 millones de bpd y empatar la oferta con la demanda.

El acuerdo, que tiene una vigencia de seis meses, entró en efecto el 1 de enero.

estrategias@eleconomista.com.mx