La jornada de ayer se caracterizó por una notable pérdida de la velocidad de apreciación del peso.

Lo anterior puede ser una señal de que podría estar entrando en un proceso de consolidación de los niveles alcanzados, no debiéndose descartar una toma de utilidades, antes de poner a prueba su próximo soporte ubicado en 12.24 unidades a la venta.

Un termómetro importante de la oferta de dólares en los próximos días será si las instituciones de crédito ejercen o no las opciones de venta, del billete verde, al banco central.

En días pasados, la ejecución de las opciones de venta estuvo cerradoa por el hecho de que el denominado dólar fix se encontraba por arriba del promedio móvil de los últimos 20 días.

Dicha situación al parecer empieza a revertirse, lo que hará posible que se active el mecanismo de venta de opciones, si así lo consideran los tenedores de dichos derechos.

Por otro lado, el dólar se ha visto apoyado por la noticia de que las solicitudes de desempleo bajaron a 444,000 desde los 448,000 de una semana antes.

Aunque dicha cifra fue menor a lo esperado, demuestra la mejor posición relativa de la economía estadounidense con respecto a sus similares en Europa.

Los inversionistas están optando por el menos malo, dado que Estados Unidos también presenta un fuerte desequilibrio fiscal y un elevado nivel de endeudamiento.

Nuestra moneda no ha presentado en los últimos días grandes cambios frente al dólar, tratando de resistirse a un dato débil de empleo en Estados Unidos.

Hasta ahora, no existen indicios de que el actual nivel de la paridad cambiaria peso-dólar pueda estar afectando de manera negativa y de forma generalizada la competitividad de nuestro país.

Por el contrario, existen algunos datos, publicados esta semana, que contribuyen a sustentar el actual nivel del peso, entre los cuales destacan:

En primer lugar, México alcanzó su mayor superávit comercial con Estados Unidos desde mayo del 2008, al ubicarse en 6,040 millones en el pasado marzo, lo que se compara también favorablemente con los 4, 770 millones del mes previo.

En segundo, la actividad industrial de nuestro país se expandió 7.6% en marzo a tasa anual, apoyada en buena parte por el dinamismo de las exportaciones hacia Estados Unidos, aunque persiste cierta debilidad en el mercado interno.

En tercero, las exportaciones de vehículos de México crecieron 56.7% en abril a tasa anual.

Lo anterior, contribuye a validar y a sustentar la fortaleza mostrada por la moneda nacional.

Sin embargo, en el corto plazo es posible que se pueda dar una toma de utilidades.

Finalmente, nada parece ser capaz deayudar al euro.

Anuncios de paquetes de ayuda vienen y van, y la moneda comunitaria permanece en el fondo, al mantenerse por debajo de 1.26 unidades.

Una explicación se podría encontrar en la pobre expectativa de crecimiento económico de la eurozona, el cual se mantendrá bajo e incluso será uno de los de peor desempeño entre las naciones desarrolladas.

Por el momento, habría que estar atentos a que la paridad dólar-euro respete el soporte de 1.23 a 1.24 unidades, si lo rompe a la baja, el siguiente nivel de apoyo estaría en 1.16 unidades.

*El autor de la nota es Gerente de Promoción de CI Banco, SA.