“Queremos encontrar al Srinivasa Ramanujan mexicano, —un genio matemático autodidacta hindú—”, sostuvo Alfonso Araujo, director de Mexico-China Center, en su reciente visita a México.

Araujo reside desde hace 18 años en China y ha estrechado vínculos con alrededor de 20 fondos de inversión chinos que están dispuestos a invertir en el talento mexicano y en ideas disruptivas en campos como la llamada tecnología 4.0 o digitalización de procesos industriales y en ramas de ciencias de la vida.

Sólo uno de estos fondos, Zhejiang, dispone de 8,000 millones de dólares para invertir en los próximos cinco años.

“Les presentamos proyectos de inteligencia artificial, robótica y ciberseguridad; es un fondo que cuenta con un presupuesto de 8,000 millones de dólares para los siguientes cinco años”, explicó.

Araujo viaja frecuentemente a México en busca de científicos e investigadores para promover sus proyectos ante inversionista chinos, principalmente en ramas de la medicina, farmacología, ciencias del medio ambiente, además de robótica, nanotecnología e inteligencia artificial.

“Los científicos terminan su investigación en el laboratorio y se queda en papel o en un archivo porque no tienen acceso a fondos que les permitan ejecutar sus proyectos”, mencionó.

El objetivo, sostuvo, no sólo es traer capital chino, sino detonar el ecosistema de capital de riesgo para impulsar el emprendimiento tecnológico en el país, para ello está armando todo un equipo de trabajo en México y ha creado alianzas con universidades e instituciones científicas como la Universidad Nacional Autónoma de México, el Tecnológico de Monterrey, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

“Creo que estamos en un punto en donde por fin se están alineando las estrellas porque hace 20 años esto no hubiera pasado, no había ni siquiera fondos pensando en este tipo de inversiones y hoy están dispuestos a subirse al barco”, indicó.

Araujo explicó que han tenido los primeros acercamientos. En mayo presentaron ante los fondos de inversión chinos los primeros 10 proyectos que en conjunto requieren de alrededor de 70 millones de dólares de capital para emprender. Cuatro de ellos harían una segunda visita al país asiático.

Algunos proyectos son de nanotecnología para la industria de la manufactura, tecnología para vacunas, aparatos para tomar muestras de médula ósea. Son proyectos que necesitan entre 2 y 50 millones de dólares.

“Como no está la carretera establecida ni siquiera se sabe cuántos proyectos que existen”, dijo Pedro López Sela, quien también participa de este esfuerzo y dirige la plataforma de innovación y emprendimiento, Canou.

En el marco de la Semana del Emprendedor, Araujo presenció la ronda de 10 proyectos de emprendimiento. Uno es la iniciativa de Jorge Carrasco y José M. Aguilar, quienes desarrollaron una crema regenerativa para cicatrizar heridas causadas por cirugías, quemaduras y otras enfermedades. Buscan i5 millones de dólares.

Otro, a cargo de Raúl Manzo, busca 2 millones de euros, es desarrollar una planta para producir electricidad a partir de la incineración de residuos sólidos. Este proyecto está orientado a empresas del sector agroalimentario.

Araujo aseguró que el objetivo de encontrar e impulsar esta clase de emprendimientos va más allá de facilitar el financiamiento, es acompañarlos en todo el proceso que implica su desarrollo y abrirlos hacia otros mercados.

“No queremos que haya fuga de cerebros, queremos cooperación; tampoco queremos vender las patentes ni que los proyectos se queden allá. Queremos científicos mexicanos que regresen después de haberse capitalizado”, garantizó.

Araujo explicó que China empuja la innovación, pues no le ha bastado con sus universidades. actualmente importa talento de todo el mundo.

[email protected]