Ferrocarril Mexicano (Ferromex), una subsidiaria del conglomerado Grupo México Transportes, recaudó 5,000 millones de pesos con la venta de certificados bursátiles a través de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) para pagar parte de sus pasivos con costo.

Mediante un aviso, el operador ferroviario más grande en México por cobertura y flota, dijo que la emisión se realizó bajo dos series. Una por 3,308 millones de pesos se colocó a un plazo de cuatro años y con una tasa de interés TIIE + 0.20 puntos porcentuales. Otro tramo por 1,692 millones de pesos tiene vencimiento a siete años y dará un interés fijo anual de 7.19 por ciento.

Los recursos de la oferta se destinarán para liquidar deuda bancaria y bursátil con vencimiento el 20 de mayo de 2021 y el 28 de octubre de 2022.

Los títulos de deuda recibieron las notas ‘AAA’, en escala nacional, por parte de las agencias calificadoras Fitch México y S&P Global Ratings, que es la calificación más alta en el país, dado su muy bajo riesgo de incumplimiento de pago de sus obligaciones.

La calificación de Ferromex se basa en su posición como la mayor “compañía ferroviaria en México, con una participación de mercado de 65 por ciento. Dicha proporción se compara positivamente con el siguiente competidor mayor a nivel nacional, Kansas City Southern, que tiene una participación de mercado de 31%”, señaló Fitch en un análisis.

Además, la cobertura del transporte ferroviario en México es baja y tiene un potencial de crecimiento importante, ya que del transporte de carga nacional un 75% es por vía carretera y 25% por ferrocarril.

Ven crecimiento

Por su parte, S&P “espera que Ferromex mantenga un sólido desempeño operativo y financiero en los próximos dos años, en medio de un entorno económico y de negocios desafiante a causa de la pandemia”.

Destacó que en lo más álgido de la crisis sanitaria, la diversificación de los ingresos de la emisora en distintos segmentos “fue clave para que enfrentara dicho entorno, con una baja en el volumen total transportado de alrededor de 2.9% en 2020 frente a 2019, a pesar de que el volumen transportado en sectores como el automotriz e industrial sufrieron una caída de doble dígito como consecuencia del cierre de las plantas en el segundo trimestre de 2020 y una lenta recuperación en el segundo semestre del año”.

“Consideramos que, a medida que la economía mexicana siga recuperándose y las restricciones de movilidad se relajen, los volúmenes de venta de Ferromex crecerán en los próximos dos años, derivado de la recuperación en el sector agrícola, automotriz y metalúrgico. Además, esperamos un fuerte desempeño en el sector energético e intermodal como resultado de nuevas terminales que iniciarían operaciones, principalmente, durante el segundo semestre del año y por un aumento de las importaciones de combustible, así como en el sector de cemento”, dijo S&P.

Por ello  estima que Ferromex genere un flujo de caja operativo ajustado de entre 6,200 millones y 6,300 millones de pesos.

Ferromex, subsidiaria de GMéxico Transportes, que es 70% propiedad de Grupo México, cuenta con la cobertura más grande del sistema ferroviario con 7,120 kilómetros de vías principales y 1,010.5 kilómetros de ramale. Cubre el 71% del país y el 80% del área industrial y comercial.

Además, su flota ferroviaria está integrada por 563 locomotoras y 17,717 carros de distintos tipos, lo que lo posiciona como el operador más grande del país.

judith.santiago@eleconomista.mx