Durante la jornada del jueves, se observó una mejoría en la percepción del riesgo, lo que contribuyó a extender las ganancias del peso con respecto al dólar.

El ánimo de los participantes se vio alentado por la perspectiva de que los problemas de deuda en la zona euro puedan ser controlados, lo que permitió ignorar débiles cifras económicas en Estados Unidos.

En dos sesiones consecutivas, el peso ha logrado acumular una ganancia de 2.40%, lo que confirma la existencia de una elevada volatilidad en el mercado cambiario nacional.

Con lo anterior, la paridad cambiaria se alejó, por el momento, de una resistencia clave ubicada en las 13.26 unidades.

Los participantes de los mercados se vieron alentados a tomar más riesgo durante la sesión del jueves por noticias de que países con problemas, como España, están aprobando programas de ajuste para corregir los desequilibrios fiscales.

Lo anterior, se acompañó con el desmentido, por parte de China, de que no tienen contemplado vender las posiciones de deuda europea que tienen en sus reservas.

Previamente, se había publicado que China estaba considerando recortar su exposición al riesgo europeo.

Lo anterior, sumado a datos débiles en la economía estadounidense le proporcionó un respiro al atribulado euro, lo que permitió impulsarlo de nueva cuenta por arriba de los 1.23 unidades.

La economía de Estados Unidos creció menos de lo estimado originalmente en el primer trimestre, al debilitarse la inversión empresarial, mientras que los gobiernos locales recortaron el gasto con la mayor intensidad desde 1981, mostraron el jueves datos del gobierno.

Se dio a conocer que la cifra revisada del PIB al primer trimestre del año se ubicó en 3.0 %, por debajo de 3.4% esperado.

En tanto, que las solicitudes por seguro de desempleo subieron a 460,000, por arriba de las 455,000 estimadas, lo que es una señal de una recuperación lenta en el mercado laboral.

Los expertos han observado de cerca la recuperación de Estados Unidos para ver cómo puede la economía aguantar los problemas de deuda que amenazan con desacelerar el crecimiento en Europa.

La tendencia alcista del primer trimestre en Estados Unidos sugiere una sólida base de apoyo.

Las mejores señales observadas en la sesión del jueves, aunado al castigo que presentaban algunas variable financieras clave como el precio de las acciones y la caída en el valor de algunas monedas, así como de otros activos, ayudaron a su recuperación.

Sin embargo, todavía puede ser demasiado temprano asegurar que lo peor pudo haber pasado.

Por el momento, la paridad cambiaria peso dólar presenta una soporte importante en 12.53 unidades y una resistencia clave en 13.26 en su modalidad de operaciones al mayoreo.

*El autor es gerente de Promoción de CIBanco SA.