Las empresas farmacéuticas que desarrollan vacunas contra el Covid-19 han disminuido su desempeño en el mercado accionario durante noviembre, luego de fuertes alzas durante el primer año de la pandemia del coronavirus. La  competencia por desarrollar medicamentos para acabar con la pandemia aún no termina.

Las acciones de la farmacéutica estadounidense Pfizer tienen un rendimiento de 17.06% en lo que va de noviembre en la Bolsa de Valores de Nueva York, cotizando en un precio de 51.20 dólares. El impulso se debe en gran parte, al desarrollo de una pastilla contra el Covid-19.

La píldora, conocida como PF-07321332 o Paxlovid, debe administrarse en combinación con un medicamento antiviral más antiguo llamado ritonavir. De acuerdo con Pfizer, tiene una eficiencia de 89 por ciento.

La compañía farmacéutica estadounidense con sede en la Ciudad de Nueva York, firmó el martes pasado un acuerdo de licencia para permitir un acceso global más amplio a su píldora experimental para que esté ampliamente disponible en 95 países de ingresos bajos y medios, cifra que cubre el 53% de la población mundial.

Amin Vera, subdirector de Análisis Económico en Black Wallstreet Capital, explicó que “la píldora, como la que desarrolló Pfizer, era la siguiente meta después de desarrollar la vacuna general contra el Covid-19, que fuera fácil y rápida de administrar y accesible para todos”.

El analista dijo que “es una mejora en términos financieros porque le genera más valor a la marca, que aunque no va a generar una capitalización directa con la venta de la píldora porque cedió la patente, y con ello se coloca como el puntero en desarrollo de biotecnología”, agregó.

El gobierno estadounidense encargó a Pfizer 10 millones de píldoras contra el Covid-19 por 5,290 millones de dólares. El pedido prevé la entrega de los primeros tratamientos para fin de año, y durante el 2022.

Se beneficia

Janneth Quiroz, subdirectora de Análisis Económico en Monex, comentó en entrevista que “existe un sentimiento positivo en torno a Pfizer por el desarrollo de la píldora, porque tendría una eficiencia de al menos 90% y beneficiará a los países que aun no tienen acceso a las vacunas o que están solicitando una tercera dosis, pues será mucho más accesible este medicamento”.

El grupo farmacéutico ya se benefició ampliamente de su vacuna anticovid, que le permitió duplicar su facturación en el tercer trimestre a 24,100 millones de dólares, y multiplicar por cinco su ganancia neta en el período con relación a igual trimestre de 2020, a un total de 8,150 millones de dólares.

En lo que va del 2021, Pfizer tiene un incremento de 39.09% en sus acciones en la Bolsa de Nueva York, mientras que BioNtech, el laboratorio con el que desarrolló su vacuna contra el Covid-19, avanza 294% este año.

Rezagadas

En tanto Pfizer avanza, la competencia desciende. Moderna tiene una caída de 18.11% en el valor de sus acciones en noviembre, cotizando en 282.69 dólares, e incluso tras tocar un máximo de 484.47 dólares el 9 de agosto, su precio se ha desplomado casi 41.6% hasta este lunes. 

Los papeles de la farmacéutica asiática Cansino Biologics tienen una pérdida de 20.81% en lo que va del onceavo mes del 2021, mientras que los títulos de la británica AstraZeneca presentan una pérdida de 9.35% en el mes cotizando en el NYSE en 56.55 dólares por acción.

Por su parte, la alemana BioNTech, aliada de Pfizer en el desarrollo de su vacuna contra el coronavirus, tiene un rendimiento de 15.42% en el valor de sus papeles en lo que va del mes, con un precio por acción de 321.71 dólares en Wall Street.

Amin Vera comentó que en general, la industria farmacéutica “es un sector muy competido, y el desarrollo de nueva tecnología médica beneficia directamente a la compañía que la produce”.

El analista dijo que las empresas continúan desarrollando medicamentos contra otras enfermedades, no solo contra el Covid-19.

Aunque AstraZeneca sigue de cerca el desarrollo de medicamentos contra el Covid-19, cuenta en su haber con un portafolio muy diversificado de medicamentos en desarrollo que, aunque no destacan, su negocio sigue avanzando”, agregó.

Por otro lado, el avance de la variante Delta del Covid-19 está generando presiones sobre las farmacéuticas para que incrementen la eficacia de sus vacunas y poder hacerle frente a la ola de contagios alrededor del mundo.

Janneth Quiroz dijo que aunque existen bajas en las acciones de las principales farmacéuticas que cotizan en el mercado accionario, la perspectiva sigue siendo positiva ya que aún existe una sobredemanda global de vacunas contra el Covid-19 en el mediano y largo plazo.

“Todavía no se aprueba de manera generalizada la tercera dosis de refuerzo,pues algunos países aún siguen con la prioridad de conseguir mínimo dos dosis para la población, y hacia adelante, todavía hay una sobredemanda global”, concluyó Janneth Quiroz.

ariel.mendez@eleconomista.mx