Las acciones del desarrollador inmobiliario chino, Evergrande Group, cayeron el viernes pasado 11.61% en la Bolsa de Hong Kong, cerrando su cotización en 2.36 dólares hongkoneses por unidad.

El desplome de los papeles de Evergrande han sido generados por el impago de un bono por 83.5 millones de dólares, aunque aún tiene 30 días de tolerancia antes de que se declare incumplimiento total, lo que ha regresado el temor entre los inversionistas en China.

De acuerdo con The Wall Street Journal, “si este pago no se realiza, amenaza con convertirse en el mayor incumplimiento de deuda de una empresa en Asia, lo que podría sacudir la confianza de los inversores en todos los mercados de todo el mundo”.

Varios gobiernos locales de China han establecido cuentas de custodia especiales para los proyectos inmobiliarios de su desarrollador más endeudado, Evergrande, para evitar que se desvíen los fondos destinados a proyectos de vivienda, según Reuters.

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, dijo que los efectos que pueda tener el incumplimiento de la inmobiliaria china serán “limitados”.

Cancela planes

La Unidad de automóviles eléctricos Evergrande de China canceló los planes que tenía de realizar una emisión de acciones en RMB en la Junta de Innovación de Ciencia y Tecnología en la Bolsa de Valores de Shanghái.

En lo que va de septiembre, las acciones de la empresa han caído 46.24% desde los 4.36 hasta los 2.36 dólares por unidad.

Por su parte, en lo que va del 2021  ya acumulan un pérdida de 83.68 por ciento.

termometro.economico@eleconomista.mx