Considerando el contexto actual que se vive en los mercados financieros merece la pena más que en cualquier otro momento analizar las maneras más básicas que tiene un inversionista de protegerse frente a la baja de los mercados. Algunas se adaptan mejor que otras en algunas circunstancias que otras y es necesario entender la relación riesgo/retorno de los inversionistas antes de tomar cualquier decisión. Asimismo, también cabe analizar cuáles son los instrumentos que se pueden operar a través de modernos ETF's para llevar adelante dichas estrategias.

En términos económicos, el costo de oportunidad existe, por lo que estar líquido en momentos en los que el mercado sube equivale a perder dinero: aunque no lo sea en forma tangible, sí lo es analizado desde el punto de vista del costo de oportunidad de no captar la apreciación de los activos.

En algunos casos también paga la estrategia de estar desinvertido (o incluso vendido) en momentos en los que las bolsas se muestran erráticas, operan con altos índices de volatilidad implícita o bien presentan una tendencia a la baja. Es por eso que es necesario analizar las alternativas.

¿Cuáles son las estrategias que pagan en mercados bajistas?

El mercado se mueve en forma asimétrica. Las alzas suelen ser sin volatilidad, y las bajas con volatilidad. En mayor o menor medida, las correcciones son más abruptas y violentas que los avances en el tiempo. Por eso es conveniente poder detectar a tiempo dichas correcciones y, ante la duda, dejar de operar, cubrirse o incluso apostar a la baja cuando sea apropiado.

Medida por la volatilidad implícita (o niveles de miedo, medido por el índice VIX del S&P 500), los valores normales de épocas de tranquilidad y alzas en los mercados suele ubicarse en torno al 11-13 por ciento. Pero muchas veces pueden darse picos del 20% anual, que corresponden a correcciones moderadas de entre 3 y 5%, o bien picos de más de 40% anual que corresponden a bajas de 10% promedio. Antes de que eso ocurra, es tiempo de cubrirse.

Apostar directamente a la baja implica un paso más allá, es decir pasar de cubrirse (hedgearse) a especular y beneficiarse con las caídas. Para eso se debe juntar la mayor cantidad de elementos que impriman cierta seguridad acerca de la tendencia de mercado. Además, es peligroso seguir apostando a la baja de forma indefinida. Ésta es una estrategia que sirve en momentos muy determinados y en tendencias definidas que en algún momento se agotan.

Las recomendaciones, por tanto, que cualquier experto pueda brindar están siempre sujetas a los distintos perfiles de riesgo de cada inversionistas en particular, por lo que es aconsejable siempre asesorarse con su gestor de cuenta antes de tomar cualquier decisión.

Los inversionistas pueden vender todas las posiciones y mantenerse líquidos devengando una tasa de interés de corto plazo libre de riesgo. Es la estrategia definida como cash is king , o no estar comprado estando fuera del mercado y mirándolo de costado. No es especuladora sino conservadora. Generalmente se atraviesa la tormenta en fondos denominados money-markets , es decir plazos fijos escalonados que permiten entrar y salir en todo momento del fondo.

En segundo lugar, se puede reasignar la cartera de inversiones en forma más defensiva, migrando a sectores defensivos en lugar de cíclicos o sensibles a los vaivenes de la tasa de interés o del mercado reduciendo la beta del portafolio, es decir la volatilidad promedio de los activos contenidos en ella.

En relación a la rotación de cartera a sectores más defensivos, el atractivo de los distintos sectores no es estático en el tiempo sino que va cambiando en función de la coyuntura, por lo que los inversionistas reducen la exposición en algunos de ellos y la incrementan en otros dependiendo de si el mercado es alcista o bajista. Lo que uno debería hacer para cubrirse en un mercado a la baja es rotar la cartera de acciones pertenecientes a los sectores de Consumo Discrecional, Financieras y Tecnológicas hacia empresas de Salud, Consumo no discrecional, Servicios (Utilities) y Telecomunicaciones, aunque este último sector ha perdido gran parte de los Fundamentales que lo caracterizaban como una inversión conservadora además de estar sujeto a una gran competencia.

En momentos de elevada volatilidad y mercados bajistas, la estrategia que paga es la de posicionarse en empresas de alta calidad de Consumo no discrecional (o vegetativo), Utilities y Telecomunicaciones.

Para poder comprar estos sectores, uno debe posicionarse a través de los siguientes ETFs:

eTF´s para posicionarse por sectores del S&P 500

S&P 500 SPY
Consumo Discrecional XLY
Consumo no Discrecional XLP
Energía (petróleo y gas) XLE
Financieras XLF
Salud XLV
Industriales XLI
Materiales básicos XLB
Tecnología XLK
Utilities XLU

Con información de Bloomberg

FUENTE: Sala de inversión

[email protected]