El recorte de impuestos y otros estímulos que prometió el presidente Donald Trump podrían ampliar el déficit fiscal y alimentar la inflación en Estados Unidos, lo que requeriría acelerar el aumento de las tasas de interés, dijo este martes el FMI.

La advertencia del Fondo Monetario Internacional (FMI) coincidió con su estimación de que la mayor economía del planeta crecerá 2.3% este año y 2.5% en 2018, un ritmo invariable al previsto en la edición de enero del informe de la institución financiera.

El FMI elevó levemente su expectativa para la economía este año en 0.1 punto porcentual, a 3.5%, la primera revisión al alza en dos años.

El Fondo también reiteró sus alertas sobre las persistentes amenazas de proteccionismo, en momento en que electores en países donde se registra crecimiento lento y desigual expresan cada vez más desencanto con la globalización.

Las alertas expresan la preocupación con la agenda económica de Trump, por los potenciales peligros de nuevas barreas al comercio, amplia desregulación o límites mucho más rígidos a la inmigración.

El economista Maurice Obstfeld, del FMI, apuntó que una política fiscal expansionistas podría impulsar a la Fed (el Banco Central estadounidense) a actuar más rápidamente.

De acuerdo con Obstfeld, el país podría verse a un cuadro de fuerte apreciación del dólar y el posible surgimiento de "dificultades para las economías emergentes e incluso en algunas de las economías desarrolladas".

El FMI predijo hasta cinco aumentos de la tasa de interés en 2018, y apuntó que un dólar más fuerte podría empeorar el déficit comercial estadounidense.

"La coincidencia en la ampliación de los desequilibrios globales en ese escenario podrían intensificar la demanda por protecciones al comercio y medidas de respuesta", apuntó el Panorama Económico Mundial divulgado este martes.

La Fed, en tanto, ya aumentó las tasas en un cuarto de punto porcentual en marzo y se espera que a lo largo del año disponga dos aumentos más.

estrategias@eleconomista.mx