Pese a que el índice de fibras inmobiliarias de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) ha  caído este año, analistas de Barclays las siguen considerando como una opción “relativamente segura para invertir”.

En el 2020, el S&P/BMV Fibras cae 17.06%, desempeño que se compara negativamente con el principal índice accionario de la BMV que lleva una pérdida de 10.25% desde enero a la fecha.

Los fideicomisos de inversión en bienes raíces (fibras) han sido afectados por la actual coyuntura del Covid-19, pero con las bajas tasas de interés analistas esperan que recuperen algo de su atractivo, sin embargo, la recesión económica les impone ciertos desafíos.

Los fibras de los sectores hotelero y comercial han sufrido más el contagio de la pandemia porque han tenido que cerrar sus inmuebles.

Por el contrario, el sector industrial se vería beneficiado por la entrada en vigor, el próximo 1 de julio, del acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

“A pesar de que México enfrenta la peor recesión económica en varias décadas, los fibras inmobiliarios podrían ser un refugio relativamente seguro para los inversionistas”, consideró Pablo Monsiváis, analista de Barclays.

Dijo que la positiva percepción de la industria se basa en los rendimientos de dividendos esperados para el 2021, con un promedio de 10%, así como los bajos niveles de apalancamiento y las tendencias alentadoras en la actividad industrial a largo plazo.

Sin embargo, añadió que la fuerte contracción de la economía de México tendrá un impacto en el desempleo, el consumo y en el sector inmobiliario.

“La actividad industrial de México debería seguir su curso. Con el T-MEC y compañías reevaluando la recompensa de riesgo de mantener una cadena de suministro global compleja, esperamos que algunas compañías reubiquen los sitios de producción a México”, explicó el analista de Barclays.

Comercio electrónico impulsará

El comercio electrónico también debería ser un fuerte impulsor de la demanda del espacio logístico. Mientras que para los segmentos de renta de oficinas y centros comerciales, Pablo Monsiváis consideró que “es demasiado pronto para llegar a una conclusión confiable”.

Los fibras del ramo hotelero, que se vieron forzados a cerrar sus inmuebles desde mediados de  marzo, han sufrido las peores caídas en la BMV. Fibra Hotel ha retrocedido 53.25% y Fibra Inn 32.09 en el 2020. Las comerciales como Fibra Shop, Danhos (que también mantiene inmuebles de uso mixto con oficinas) caen 26.24 y 26.60%, respectivamente.

Las compañías que rentan naves y parques industriales también se mantienen en terreno negativo. Los fibras Prologis, Terrafina y Macquarie pierden 3.32, 11.70 y 4.96%, en ese orden.

“Las empresas cuentan con la liquidez porque se adelantaron a ejercer líneas de crédito para hacer frente a cualquier eventualidad operativa o financiera, por lo que, al menos, en el corto plazo, están bien posicionadas para hacer frente a obligaciones y hacia el tercer o cuarto trimestre de este año podríamos ver una recuperación operativa importante”, puntualizó Armando Rodríguez, director general de Signum Research.

judith.santiago@eleconomista.mx