México necesita invertir cada año 996,451 millones de pesos o el equivalente al 5% del Producto Interno Bruto (PIB) en el sector de infraestructura para reanimar la economía, pero para lograrlo es fundamental la participación del sector privado y público, además, de brindar certidumbre a los inversionistas.

Así lo consideró Gerónimo Gutiérrez Fernández, socio director de BEEL Infrastructure Partners, firma de gestión de activos especializada en el sector de infraestructura en México y América Latina, al celebrar la emisión de su primer Certificado de Capital de Desarrollo (CKD), con el que captó 1,850 millones de pesos.

Los recursos los usará para otorgar financiamiento especializado para el desarrollo de proyectos de infraestructura sustentable en México.

“No son los mejores tiempos para invertir en infraestructura, pero deberíamos estar invirtiendo como país alrededor del 5% del PIB de manera anual, en un escenario ideal, quizá ambicioso, en donde cabe el sector privado y público”, enfatizó el también exembajador de México en Estados Unidos.

En conferencia virtual expuso que “paradójicamente” atravesamos por un periodo en el que hay “mucha liquidez” en los mercados, pero sigue existiendo una “enorme necesidades de inversión” y en donde el capital se aloja si hay certidumbre y buenos proyectos. Ante ello, consideró que aunque los inversionistas institucionales nacionales y extranjeros ven a México como un lugar atractivo para invertir en materia de infraestructura, finalmente se quedan en donde encuentran mejores condiciones, menor riesgo y mayor rentabilidad.

Dijo que el CKD Beel Infra Credit, que recientemente colocaron en la Bolsa Institucional de Valores (Biva), será un instrumento que complemente el financiamiento en proyectos de infraestructura.

Por ello, estimó que los préstamos que otorguen rondarán entre 15 a 20 millones de dólares en deuda mezzanine y entre 35 a 50 millones de dólares en deuda senior, acompañado con bancos y otras instituciones financieras.

Las oportunidades actualmente están dadas en los sectores de carreteras, agua y telecomunicaciones, sostuvo.

judith.santiago@eleconomista.mx