La reforma fiscal que entró en vigor este año establece un impuesto al carbono y la posibilidad de pagar dicho gravamen mediante la compra de bonos de carbono; sin embargo, las empresas interesadas en acogerse a esta prerrogativa tendrán que esperar un año más.

Rodolfo Lacy Tamayo, subsecretario de Planeación y Política Ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), informó que todavía faltan por expedirse leyes reglamentarias para regular el mercado de carbono en México, por lo que se contará con un esquema más formal hasta el 2015.

Como medida transitoria, comentó que las empresas que ya cuentan con bonos adquiridos mediante el Mecanismo de Desarrollo Limpio de la Organización de Naciones Unidas (ONU) podrán pedir que se les deduzca el impuesto por el consumo de combustibles correspondiente al 2014, mediante la presentación de dichos instrumentos financieros.

Este sería el caso de empresas mexicanas que ya acreditan experiencia en la compraventa de bonos de carbono, como Cemex y Bimbo.

Lacy expuso que entre las medidas que están pendientes es la organización del Registro Nacional de Emisiones de Gases y Compuestos de Efecto Invernadero (GCEI), el cual se pondrá en marcha hasta el próximo año.

Según el funcionario, a través de esta institución se podrá saber cuáles son las fuentes de contaminantes de la industria, el transporte y los servicios, entre otras ramas de actividad.

Una vez que las empresas demuestren que han reducido sus emisiones, se les otorgará un certificado oficial de reducción de emisiones, que se podrá canjear en los mercados de carbono.

Si una empresa trae una línea base de 1 millón de toneladas de emisiones contaminantes y de repente hace una inversión o compra bonos de carbono del sector forestal, a la hora que se registre sus emisiones se verá que de 1 millón que generaba sólo registra 800 toneladas. Entonces se obtienen 200 toneladas de créditos, con lo cual se puede intercambiar otro bono de carbono y acreditar el impuesto , comentó el funcionario, a manera de ejemplo.

Lacy advirtió que el reglamento del Registro Nacional de Emisiones está pendiente de ser publicado por la presidencia de la República en el Diario Oficial de la Federación, luego de que pasó a visto bueno por la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer).

Cuando se publique en el Diario Oficial, lo instrumentaremos a lo largo del año y mientras tendremos que cambiar los formatos de los certificados, crear un software, acreditar verificadores y certificadores, entre otras medidas más. Por eso es que a partir de enero del 2015 las empresas podrán registrar sus certificados , añadió.

Indicó que la idea es hacer este procedimiento ágil para que las compañías no tengan que duplicar los trámites ni perder tiempo ni recursos.

LA BMV DA PRIMEROS PASOS

En forma paralela a estas medidas, el mercado bursátil ya dio unos pasos en la creación de un mercado de carbono nacional, mediante la apertura en noviembre pasado de la Plataforma Mexicana de Carbono México2, que opera dentro de la estructura de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

En su lanzamiento se dio a conocer como incentivo para las empresas que quisieran participar, que al comprar bonos en apoyo a proyectos sustentables podrían acreditar dichos instrumentos para pagar los impuestos al carbono.

[email protected]