El martes pasado, el USDA atendió puntualmente la cita para emitir su reporte sobre oferta y demanda al mes de enero, e informó sobre inventarios al 1 de diciembre, lo que nos dio un reporte cargado de información que el mercado esperaba ansioso para ver finalmente qué rumbo tomar

Para maíz a nivel mundial, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés) sacó las tijeras para recortar los inventarios iniciales y la producción, dejando la oferta total en 1,175.16 millones de toneladas, es decir, 6.9 millones menos que el reporte anterior. Por el lado del consumo, el USDA lo redujo en 3.98 millones de toneladas para quedar en 966.22 millones y ubicar los inventarios finales en 208.94 millones de toneladas o 2.91 millones por debajo del mes anterior, y 3.36 millones menos de lo que esperaba el consenso del mercado, que le había apostado a que el USDA ubicaría los inventarios finales mundiales en 212.30 millones de toneladas.

A pesar de lo anterior, es importante destacar que, para este año, la expectativa es mayor en 740,000 toneladas.

A nivel Estados Unidos, el USDA redujo los rendimientos de 10.63 a 10.57 toneladas/hectárea, haciendo que la producción estimada disminuyera en 1.35 millones de toneladas quedando en 345.48 millones contra los 346.62 que esperaba el mercado. Así, la oferta total quedó en 390.47 millones, por debajo en 1.09 millones de toneladas con respecto al mes anterior.

Por el lado del consumo, el USDA le recortó al uso humano, industrial y de semillas, dejando sin cambios el consumo para etanol. En donde el USDA se vio más agresivo fue en las exportaciones, las cuales disminuyeron en 1.27 millones de toneladas, quedando en 43.18 millones para darnos un consumo total de 344.69 millones de toneladas, es decir, 1.52 millones menos que el reporte anterior.

Así, y a pesar de tanto recortadero, el USDA subió sus estimaciones de inventarios finales en 430,000 toneladas para quedar en 45.77 millones contra los 44.96 que esperaba el mercado. Además, consideró importante destacar que estos inventarios son superiores en 14.48 millones o 46.28% con respecto a los que quedaron apenas en el ciclo 2013-14.

Finalmente, con respecto al dato de los inventarios trimestrales en los Estados Unidos para maíz, el USDA los ubicó al 1 de diciembre en 284.77 millones de toneladas, iguales a los del año anterior y apenas por debajo de lo que esperaba el mercado de 285.43 millones.

Con lo anterior, las expectativas siguen siendo a la baja, ya que los principales elementos que han venido afectando al mercado siguen intactos: un dólar fuerte que hace caro el maíz norteamericano y que desincentiva sus exportaciones generando más inventarios, una oferta generosa de maíz, no sólo en Estados Unidos, sino también en Sudamérica, en donde, dicho sea de paso, es más barata por la devaluación que han sufrido tanto el peso argentino como el real brasileño, un clima en el Cono Sur que ha permitido el desarrollo adecuado de sus cultivos y las malas perspectivas económicas del segundo consumidor de maíz a nivel mundial: China.

Por lo pronto, el contrato a marzo que cotiza en Chicago ha perdido 21.42% desde el pasado 13 de julio a la fecha, lo que representa una pérdida de 38.97 dólares/tonelada o 712.76 pesos/tonelada.

Sobre los Protagonistas

Está claro que la turbulencia financiera con la que arrancamos este año, y que tiene al peso en niveles de 18.27 pesos/dólar, con una pérdida acumulada en lo que va del 2016 de 6.02%, se debe al desplome de los petro-precios por la sobreoferta existente, y en donde se espera que Irán entre, en breve, a ofrecer todavía más petróleo; la grave situación económica de China, que tras las fuertes bajas en su mercado accionario ha entrado por segunda vez en siete meses en un mercado bajista, al perder 21 % desde su máximo alcanzado en diciembre y la constante volatilidad de su moneda el Yuan.

A lo anterior, se suma la política monetaria de Estados Unidos, los conflictos de Medio Oriente, la Unión Europea y la difícil situación de los países emergentes.

No les quepa la menor duda: el 2016 será complicado.

¿Ya tomaron coberturas?

[email protected]