El peso ha recuperado terreno a lo largo de la semana con respecto al dólar, siguiendo el comportamiento mixto que han presentado el precio de las acciones e ignorando una reducción en los diferenciales de tasas en favor de nuestro país.

Dentro de lo destacado de la semana, se encuentra el hecho de que la paridad cambiaria logró romper a la baja el soporte ubicado en 12.97 unidades a la venta. No obstante, dicho rompimiento todavía tendrá que ser confirmado.

Por tercer mes consecutivo, la inflación en México presentó una caída, situación que no tiene precedente en los últimos años.

Dicho comportamiento estuvo apoyado, entre otros factores, por la baja en las cotizaciones de diversos productos alimenticios.

El mercado accionario mexicano cerró en terreno negativo debido a que los inversionistas aprovecharon para tomar ganancias tras los incrementos reportados en las últimas semanas, separándose de sus pares estadounidenses que concluyeron con ganancias, explicaron analistas.

En Estados Unidos hubo mayor optimismo entre inversionistas por indicadores positivos, como los reportes de ventas de algunas tiendas minoristas mejores a lo esperado por el mercado y la baja en las solicitudes iniciales de subsidio por desempleo.

Las solicitudes para inscripciones al seguro de desempleo bajaron más de lo previsto la semana terminada el 3 de julio, en 21,000, a una tasa ajustada estacionalmente de 454,000, informó el Departamento de Trabajo.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) afirmó hoy que aunque la recuperación económica de Estados Unidos se ha fortalecido, los riesgos en el corto plazo son considerables y requieren una acción concertada del gobierno y el Congreso.

En particular, puso énfasis en la necesidad de concretar la reforma del sistema financiero y la vivienda, sector que fue punto de origen de la peor recesión en más de siete décadas.

Al presentar este día su revisión del estado de la economía estadounidense, conocida como Artículo IV, el FMI destacó los avances logrados para revertir los efectos de la crisis.

En términos del desempeño de la economía anticipó un crecimiento del PIB de 3.3% para este año y de 2.9% para el 2011, mejorando las proyecciones que presentó en abril pasado.

Destacó la mejora en el consumo interno, en la actividad de algunos sectores y la incipiente, aunque favorable generación de empleos en el sector privado.

Respaldó la política de la Reserva Federal de mantener las tasas de interés en nivel bajo, permitiendo con ello un efectivo control de las presiones inflacionarias.

Además, el FMI se pronunció en favor de la reforma del sistema financiero, actualmente bajo consideración en el Congreso por considerar que ello permitirá reducir los riesgos que evidenció esta crisis.

La posibilidad de que las tasas de interés en el principal socio comercial de nuestro país seguirán bajas por un tiempo prolongado, hace suponer que se mantendrá todavía un adecuado nivel de competitividad de las inversiones en pesos.

No obstante, el hecho de que pueda prevalecer cierta volatilidad en el contexto externo podría limitar el avance del peso.

Por el momento, el próximo nivel de soporte de la paridad cambiaria peso-dólar se encuentra en 12.76 unidades a la venta.

*El autor de la nota es Gerente de Promoción de CI Banco, SA.