Fue otro día difícil para el mercado. El dólar avanzó 3.89 pesos en el segmento minorista hasta colocarse en los 62.17 pesos argentinos, según el promedio entre bancos que realiza el Banco Central de la República Argentina (BCRA), mientras que trepó hasta los 63 pesos, unos 5 pesos más, en las pantallas del Banco Nación (BNA).

El escenario de fuerte alza se dio pese a que la entidad que dirige Guido Sandleris vendió reservas por 248 millones de dólares, y colocó otros 60 millones de dólares en el mercado por cuenta y orden de Hacienda.

En el mercado mayorista del Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), el billete verde sumó 4.60 pesos y terminó a 60.40 pesos argentinos.

De esta forma, el peso argentino se depreció 7.36% y volvió a ser moneda emergente de peor desempeño.

El Banco Central vendió reservas por 248 millones de dólares, mediante cinco bloques de 50 millones de dólares, de los cuales 2 millones de dólares quedaron sin adjudicar. A ello se sumaron 60 millones de dólares que, como sucede en cada rueda, inyectó en dos bloques de 30 millones de dólares por cuenta y orden de Hacienda.

Desde que se disparó el billete el pasado lunes, tras los malos resultados que el Gobierno argentino sacó en las elecciones primarias del domingo 11 de agosto, la autoridad monetaria ya vendió reservas por 503 millones de dólares, 105 millones de dólares el lunes, 150 millones de dólares el martes y 248 millones de dólares el miércoles; a lo que se suman 180 millones de dólares de Hacienda.

En cuanto a la tasa de Leliq, el promedio quedó en 74.929%. El volumen operado en el segmento de contado fue de 753,402 miles de millones de dólares, sin registrarse operaciones en el segmento de futuros MAE.

El economista Luis Palma Cané consideró que hay una ""falta de previsión, la ausencia de un plan B, sumado a la lentitud de la reacción fueron las causas por las que el dólar se disparó tanto en las últimas sesiones". 

Recordó la ficha de 5,000 millones de dólares del expresidente del BCRA, Federico Sturzenegger: “No se puede seguir corriendo de atrás. Tiene que jugar fuerte, más en un mercado de tan solo 600 millones de dólares”.

Por su parte, Fernando Camusso, de Rafael Capital, señaló que ante esta situación "hoy la economía no tiene precios de ningún tipo" y consideró que "la salida es necesariamente de una coalición para la transición, aunque nadie tenga incentivos políticos para realizarla".

"Poco puede hacer el BCRA. El overshooting significa que la economía está buscando nuevos precios de todos los activos financieros, incluido el dólar, pero hasta que lo encuentre nos puede llevar a todos, puesto que un bono rinda 77% no es riesgoso, es ridículo", analizó.