El peso mexicano registró en noviembre su peor caída mensual contra el dólar desde marzo de 2020. Aunque en las dos últimas jornadas del mes pudo recuperar terreno, sólo consiguió recortar en parte su fuerte pérdida acumulada.

El tipo de cambio terminó la sesión en 21.4681 unidades, comparado con 20.6090 unidades en su cierre de octubre, con datos del Banco de México (Banxico). Eso significó para el peso una caída de 85.91 centavos o 4.17 por ciento.

 

El descubrimiento de la nueva variante Ómicron de Covid-19, que podría ser resistente a las vacunas que existen actualmente, enciende las alarmas del mercado ante la posibilidad de ver nuevas medidas de cierre a las actividades.

El director ejecutivo de la farmacéutica Moderna dijo que es poco probable que las vacunas sean efectivas contra esta variante y la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que podría representar un riesgo de más contagios.

"Es probable que pase un par de semanas antes de que la comunidad científica pueda emitir un juicio definitivo sobre la gravedad de la variante. Diciembre será probablemente agitado", dijo Jeffrey Halley, analista de la firma OANDA.

Como otro factor de presión, el presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, dijo que los riesgos de mayor inflación han aumentado y que es buen momento para retirarle el carácter transitoria a la presión en los precios.

Con dos días consecutivas de ganancias, el peso recuperó 82.61 centavos, con lo que pudo reducir su pérdida en noviembre. En su peor momento del mes marcó 22.1550 unidades, en su mayor registro desde septiembre de 2020.

jose.rivera@eleconomista.mx