Delta Air Lines y Aeroméxico ignoran el eventual muro de Donald Trump y mantienen su interés de hacer negocio. La segunda aerolínea estadounidense inició la oferta pública de adquisición de hasta 32% de Aeroméxico y con ello ampliar su participación accionaria hasta 49% que está en manos del grupo de control y en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

La operación está valuada en 12,089 millones de pesos o su equivalente de 575 millones de dólares, aproximadamente.

El efecto fue inmediato y el mercado reaccionó positivamente a la noticia, haciendo que las acciones de Aeroméxico tuvieran una fuerte negociación en la sesión de este lunes y alcanzaron un máximo histórico.

Luego de que Delta anunciara públicamente que pagarían 53 pesos por acción, 21.58% superior a los 43.59 pesos previstos inicialmente por ajustes en el tipo de cambio, las acciones de la emisora mexicana cerraron en 45.95 pesos por título, equivalente a un rendimiento de 16.54% o una ganancia de 4,632.74 millones de pesos en valor de mercado.

Ésta es la mayor alza registrada para las acciones de la principal línea aérea mexicana desde el 19 de noviembre del 2015, cuando sus papeles subieron 33.23%, justo cuando su socia estadounidense anunció por primera ocasión su intención de ampliar hasta 49% su participación accionaria en Aeroméxico.

La venta de 228 millones 91,715 acciones, que está sujeta a la aprobación de la Comisión Federal de Competencia Económica, representaría la primera gran inversión realizada por una aerolínea de EU a una mexicana en plena era Trump .

El analista de Vector Casa de Bolsa, Marco Montañez, consideró la señal que está mandando Delta al exterior con su interés de compra como que hay apetito por participar en la industria aérea mexicana que actualmente se encuentra subdesarrollada y presenta un crecimiento relevante de dos dígitos.

Para la firma norteamericana, Aeroméxico es una inversión estratégica en un mercado con un potencial de crecimiento muy alto como lo es México, donde existen poco más de 2,000 millones de pasajeros por autobús cada año y los que se movilizan por avión representan una cantidad muy limitada (y las aerolíneas de bajo costo están atendiendo ese mercado) , dijo.

A cifras internacionales el número de viajes per cápita al año en México es de apenas 0.25, mientras que en países como Chile o Brasil, están por arriba de 0.4 veces.

El interés de Delta

La participación que tiene actualmente Delta es de 17% y con la compra que desea realizar con recursos propios y en efectivo, llegaría a 49% que permite la Ley de Inversión Extranjera en la aviación.

Delta y Aeroméxico son socios desde el año 1994 y su relación se profundizó al participar en uno de los mercados transfronterizos más importantes a nivel mundial. En el 2014 invirtieron, en partes iguales, 55 millones de dólares en un centro de mantenimiento en Querétaro. De vuelos con código compartido pasaron a un reciente Acuerdo Conjunto de Cooperación (JCA por su sigla en inglés), que significa una alianza profunda para operar de manera conjunta todos sus vuelos actuales y futuros entre México y EU. Este paso fue el previo a la transacción accionaria en un contexto donde la relación bilateral entre los dos países se ha complicado en el último mes, por lo que representa que una señal positiva que refleja el desempeño operativo y financiero de Aeroméxico. Delta, al ser una de las aerolíneas con mayor nivel de capitalización en EU y a nivel mundial, el que elija a una aerolínea mexicana encuentra buenos atributos para seguir invirtiendo, porque también tiene dinero invertido en otras aerolíneas como Gol, la mayor aerolínea de bajo costo en Brasil; Virgin Atlantic, en el Reino Unido, y en China Eastern , se precisa en documentos consultados sobre el proceso de venta.

NAICM y nuevos negocios

Con el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), previsto para el 2020, se abren oportunidades para las aerolíneas, ya que habrá una mayor capacidad y ya no existirán limitantes de slots, lo cual está en la mira de los socios, consideró el analista Marco Montañez.

Las empresas buscan incrementar sus inversiones para los próximos años y aumentar su flota para una mayor apertura de nuevos destinos y rutas, incrementos en frecuencias, particularmente en donde Delta no es un jugador importante, como ocurre en Centro y Sudamérica, regiones donde Aeroméxico tiene una mayor presencia , agregó. Dice que el mercado de Aeroméxico está enfocado hacia los viajeros de negocio, donde explota las ventajas logradas en los últimos cinco años, que le permiten hacer frente a sus competidores de bajo costo, donde el precio del boleto juega un papel primordial.

valores@eleconomista.com.mx