La aerolínea estadounidense  Delta Air Lines registró una pérdida neta de 5,700 millones de dólares en el segundo trimestre del año, pero se mantiene con liquidez de 15,700 millones de dólares a fines de junio para enfrentar las consecuencias de la pandemia.

Su facturación cayó 11,000 millones de dólares un 88% menos comparado con el segundo trimestre de 2019, hasta los 1,470 millones de dólares. La pérdida por acción alcanzó 4.43 dólares.

Las cifras de facturación están en línea con los 1,400 millones de dólares esperados por los analistas, en tanto la pérdida por acción es algo superior a los 4.12 dólares que proyectaban.

En el segundo trimestre de 2019 Delta registró ganancias netas de 1,400 millones de dólares.

El coronavirus Covid-19 y las medidas de confinamiento para combatirlo hicieron de la industria aérea uno de los sectores más afectados por la crisis sanitaria.

Las compañías aéreas recibieron préstamos del gobierno de Estados Unidos por unos 25,000 millones de dólares.