Los precios del petróleo subieron el miércoles, gracias a un incremento de la demanda de combustible en Estados Unidos que contrarrestó un reporte del Departamento de Energía que mostró que los inventarios de crudo en el país no cayeron tanto como se esperaba la semana pasada.

Los inventarios de crudo en Estados Unidos cayeron en 1.5 millones de barriles en la semana al 28 de julio, dijo la Administración de Información de Energía (EIA, por su sigla en inglés). Analistas preveían una caída de 3 millones de barriles. Sin embargo, el reporte estimó la demanda semanal de gasolina en un máximo histórico de 9.842 millones de barriles.

Los futuros del crudo Brent subieron 1.1%, o 58 centavos, a 52.36 dólares el barril, luego de haber caído en la sesión a un mínimo de 51.18 dólares.

En tanto, los futuros del petróleo estadounidense WTI ganaron 0.9% a 49.59 dólares el barril, tras tocar un piso intradía de 48.55 dólares.

La fuerte actividad de las refinerías continuó aumentando la demanda de crudo. La utilización de las plantas de procesamiento aumentó en 123,000 barriles por día la semana pasada, de acuerdo con la EIA.

Los futuros del Brent cayeron el lunes por debajo de su promedio móvil de 200 días, pero el miércoles lograban mantenerse por encima de ese umbral, que se situaba en torno a los 51.84 dólares por barril.

Los precios del petróleo cayeron el martes y han quedado presionados en las últimas sesiones por noticias de que los principales productores de crudo podrían estar incrementando el bombeo.

récord de producción

La producción de petróleo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo aumentó en julio a su máximo nivel del 2017, mostró un sondeo de Reuters, liderada por una recuperación del bombeo de Libia, uno de los países exentos de recortes a la extracción. Las exportaciones de Irán también crecieron.