Los precios del petróleo subieron el jueves más de 20%, recuperando parte de las pérdidas sufridas por una liquidación que llevó al barril a sus niveles más bajos en casi 20 años, pero analistas dijeron que el rebote sería corto, ya que se avecinan más bajas por el impacto del brote del coronavirus en la demanda.

El brote ha ejercido presión sobre el mercado a medida que la actividad económica está siendo suspendida en todo el mundo.

Al mismo tiempo, la guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia está inundando los mercados de todo el mundo con petróleo barato.

El crudo extendió las ganancias al final del día, después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que se involucraría en la guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia en el momento adecuado.

El crudo estadounidense y el índice de referencia mundial Brent, que han perdido la mitad de su valor en menos de dos semanas, tuvieron un respiro cuando los inversionistas en los mercados financieros evaluaron el impacto de las medidas de estímulo masivas de parte de los bancos centrales.

El West Texas Intermediate en Estados Unidos se disparó 4.85 dólares, 23.81%, a 25.22 dólares el barril, tras haber perdido casi 25% en la rueda previa a su nivel más bajo en 18 años.

En tanto, el Brent ganó 3.59 dólares, 14.43%, a 28.47 dólares por barril, tras hundirse hasta 24.52 dólares el miércoles, su mínimo desde el 2003.

La mezcla mexicana de exportación, por su parte, subió 3.16 dólares, 21.73%, para cotizar en 17.70 dólares por barril este jueves.

Ánimo temporal

Analistas dijeron que es probable que estos avances sean temporales, ya que al declive de la demanda por el brote del coronavirus hay que añadir el colapso este mes de un acuerdo de recorte de bombeo entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y un grupo de productores aliados.

Arabia Saudita, líder de facto de la OPEP, y que comenzó un pulso con Rusia que provocó el desplome de los precios, tiene previsto seguir bombeando a una tasa récord de 12.3 millones de barriles por día (bpd) durante varios meses.

“Desde el 1 de abril, unos 4 millones de bpd podrían inundar los mercados, rebajando potencialmente los precios a menos de 20 dólares”, indicó Jefferies en una nota.

“Si no interviene alguien, ningún productor de crudo tendrá beneficios en este ambiente”, señaló.

Goldman Sachs, previo al derrumbe de este miércoles y a la recuperación del jueves, pronosticó una caída hasta 20 dólares por barril, debido al colapso de la demanda de crudo.

Según el banco de inversión estadounidense, de los más influyentes en el mercado de commodities, la demanda registrará una caída récord en el conjunto del año, debido a la brusca contracción provocada por la paralización de buena parte de la economía a causa del coronavirus.

Los analistas de Bank of America tampoco descartan niveles inferiores a 20 dólares.

Incluso en precios negativos

Plantean escenario extremo: crudo en 0 dólares

Pocos analistas dudan a la hora de reconocer que el mercado del petróleo sufre una “tormenta perfecta”. La ruptura del pacto de recortes entre la OPEP y Rusia dará paso a un aumento de producción que coincidirá, a causa del coronavirus, con un desplome récord de la demanda.

Las alertas de recesión, también en Estados Unidos, se multiplican a raíz de las medidas excepcionales adoptadas para intentar contener la propagación del coronavirus.

El resultado es el derrumbe que acumula en las últimas semanas el precio del petróleo, con dos caídas históricas superiores en ambos casos a 20 por ciento.

El miércoles, el barril West Texas Intermediate se hundió 24% hasta los 20 dólares, sus mínimos desde el 2002, y menos de la mitad de los 41 dólares con los que cotizaba hace menos de dos semanas, justo antes de la cumbre de la OPEP que materializó el fin de la alianza de recortes con Rusia.

No obstante, el barril estadounidense tomó aire este jueves al firmar un rebote similar al desplome del día anterior. El WTI se disparó 23.8%, hasta recuperar de nuevo los 25 dólares.

Mientras tanto, el barril de Brent, de referencia en Europa, que se desplomó el miércoles hasta los 24 dólares, también remontó 14.43%, a 28 dólares.

Sin embargo, los últimos informes de las firmas de inversión apuntan a nuevas caídas. Goldman Sachs, Bank of America y Jefferies, entre otros, auguran descensos adicionales hasta 20 dólares o incluso por debajo de este nivel.

Pero la predicción más extrema la planteó Paul Sankey, analista de Mizuho Securities, quien dijo que el precio del petróleo podría cotizar en 0 dólares. Incluso no descarta precios negativos.

En shock

El analista de la firma japonesa de inversión explicó que el shock repentino provocado en la economía por la paralización de la actividad a causa del coronavirus podría provocar que, en un mercado de 100 millones de barriles diarios, 20 millones de barriles al día no encuentren destinatario.

Este millonario e imprevisto stock, comentaron en Mizuho, tendría que ser almacenado.

Según Sankey, los elevados costos de almacenamiento y la capacidad limitada para absorber esta inesperada magnitud de reservas podrían llevar a las empresas a desprenderse de los barriles a 0 dólares.

Si el parón económico por el coronavirus se prolonga, podrían incluso verse forzadas a vender a precios negativos, concluyó el analista de Mizuho. (Con información de Expansión / RIPE)