El petróleo cayó a su nivel más bajo desde fines de noviembre, debido a que la preocupación sobre un aumento de la oferta a nivel mundial y unos inventarios obstinadamente altos anularon la mayor parte de las ganancias registradas por el crudo desde que la OPEP anunció su primer recorte de producción en 8 años.

Los futuros del crudo Brent cayeron por debajo de los 50 dólares el barril por primera vez desde fines de marzo, alcanzando un mínimo intradiario de 49.69 dólares, su nivel más bajo desde el 30 de noviembre.

El contrato a julio caía 82 centavos a 49.97 dólares a las 1252 GMT, mientras que los futuros del crudo en Estados Unidos (WTI) bajaban 92 centavos a 46.90 dólares el barril.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), junto con importantes productores rivales como Rusia y Omán, anunciaron el 30 de noviembre que reducirían la producción de petróleo durante los primeros seis meses de 2017 para ayudar a impulsar los precios del crudo.

Esto provocó una subida del 25% en los precios el mes siguiente, llevando al Brent a máximos de 18 meses.

Los inventarios mundiales de crudo han comenzado a disminuir, pero el rápido crecimiento de la producción fuera de los firmantes del acuerdo ha probado seriamente la confianza de los inversionistas sobre la capacidad de los mayores exportadores del mundo para abordar el excedente de suministros.

La caída por debajo de los 50 por barril probablemente sea temporal, ya que se espera ampliamente que la OPEP amplíe su acuerdo de suministros en su reunión del 25 de mayo después de la fecha de vencimiento de junio, pero los analistas dicen que no se puede descartar nuevas caídas de los precios.

"No me sorprendería ver una recuperación (de los precios) antes de la reunión. Es probable que los precios vuelvan a 50 dólares. Aun así, el daño está ahí y no me sorprendería ver niveles más bajos este verano boreal después de la reunión", dijo el analista de Commerzbank Eugen Weinberg.

estrategias@eleconomista.mx