Las apuestas a favor del peso en Chicago finalizaron la semana pasada en 2,999 contratos, cada uno de 500,000 pesos, su menor nivel desde el 9 de junio cuando cayeron a terreno negativo por tercera vez en el año, según cifras de Refinitiv.

Según el reporte del Chicago Mercantile Exchange, los contratos especulativos netos tuvieron una baja semanal de 7,865 unidades, o 72.04% respecto a los 10,864 contratos registrados la semana previa.

“Muestra que se está reduciendo el posicionamiento a favor del peso y existe un mayor riesgo de depreciaciones durante agosto”, explicó Gabriela Siller, directora de Análisis de Banco Base.

Según un reporte de CIBanco el peso se ha presionado durante agosto debido a que los rebrotes en Estados Unidos de Covid-19 sugieren que la recuperación económica podría tardar más de lo esperado, “de confirmarse esta expectativa es probable que la presión sobre la moneda mexicana aumente. La aversión global al riesgo se intensificaría por las dudas del impacto negativo del Covid-19, sobre todo si los rebrotes se siguen presentando”, señalaron en un informe semanal para los inversionistas.

Estos contratos, representan poco tamaño del volumen operado total del tipo de cambio entre el peso y el dólar, pero sirven como referencia del sentimiento de los especuladores del mercado.

Los contratos de posiciones largas o alcistas cayeron en 9,159 contratos, de 51,851 a 42,692 contratos, en tanto que los de posiciones bajistas disminuyeron en 1,294 unidades, de 40,897 a 39,693 contratos.

El 9 de junio los contratos cayeron a -846 contratos netos especulativos, sin embargo, habían tenido un repunte que los llevó a alcanzar los 23,178 contratos el 23 de ese mes, que en su momento James Salazar explicó se debía a la lateralidad en que operaba el dólar alrededor de los 22 pesos por dólar, y es que el peso se beneficiaba de los estímulos monetarios en el mundo y el repunte económico ante la desescalada global en las medidas de confinamiento por el nuevo coronavirus.

claudia.tejeda@eleconomista.mx